Uruguay: “Blanco fácil” para gobierno y PIT-CNT

Por no ser de izquierda, al gobierno le resultó más fácil pegarles y las gremiales médicas marcaron distancia

Compartir – El Observador – Médicos – 19.09.2012 06:00

Aunque “el poder del bisturí es muy fuerte”, los cirujanos que renunciaron a sus cargos en ASSE quedaron bastante solos. Al no identificarse con la izquierda, esos especialistas se transformaron en una especie de “oveja negra” del movimiento sindical y eso facilitó que el gobierno saliera con dureza a golpear sobre sus medidas de lucha. El único respaldo explícito que lograron los cirujanos fue el de su gremio madre, las Sociedades Anestésico Quirúrgicas (SAQ).
En el gobierno reaccionaron con medidas tajantes contra ellos. En el ámbito sindical y en la izquierda repudiaron lo que consideraron un “chantaje inaceptable”. Las gremiales médicas se despegaron del reclamo y en la oposición, viendo el perjuicio electoral de participar de un conflicto impopular, fueron pocos los que salieron a apoyarlos.
Los cirujanos, los anestesistas y los demás gremios integrantes de las SAQ, son blanco fácil para el Frente Amplio porque son sindicatos identificados con los partidos tradicionales. Aun habiendo utilizado el mismo recurso (la esencialidad) no fue tan sencillo para el gobierno plantarse en una postura intransigente con los funcionarios como sí lo hizo ahora con los cirujanos. De hecho, a los trabajadores no médicos se les abrió la puerta para encontrar en el presupuesto de ASSE los fondos que piden para aumentar sus salarios, y en estos días están negociando una salida al conflicto.
El vocero de los cirujanos renunciantes, Mauricio Gervasoni, habló de ese asunto. “Sentimos una discriminación negativa del gobierno, que incita al escarnio público”, dijo el especialista. Aseguró que sus pacientes “entienden” el reclamo y comentan con ellos el tema, “pero no en términos negativos”. A pesar de lo que “sienten” los especialistas, el rechazo no proviene solo del gobierno.
Tanto el Sindicato Médico (SMU) como la Federación Médica del Interior (FEMI) se despegaron del reclamo. El SMU marcó distancia desde el principio al afirmar que su dirigencia había acordado con ASSE una “buena solución para todos los médicos”.
FEMI emitió una declaración ambigua el lunes. Su presidente, Edgardo Mier, aclaró ayer a El Observador que la gremial del interior (afín al Partido Nacional) “no tiene posición” y “no apoya” a los cirujanos esta vez.
En el ámbito médico entienden que con este conflicto los especialistas quirúrgicos refuerzan la idea de que lo que verdaderamente importa a los médicos es el dinero. Además, creen que “se les fue la mano” y creen razonable que el gobierno no quiera ceder. “Ya no es una cuestión de plata, es una cuestión de dignidad”, opinaron.
Si la medida es considerada “demasiado tajante” entre los médicos, los adjetivos quedan cortos para los sectores de izquierda. El Secretariado del Movimiento de Participación Popular declaró que “la salud es un derecho inalienable” y acusó el “intento corporativo de transformarlo en una mercancía más”.
En tanto, el PIT-CNT calificó de “chantaje inaceptable” la medida adoptada por los especialistas y rechazó “la metodología con que algunas corporaciones médicas defienden sus objetivos, poniendo una vez más a la población de rehén”. Las renuncias de más de 80 cirujanos no dejaron a ningún usuario de ASSE sin atención todavía.

El Observador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s