Uruguay: El gobierno y los cirujanos están en una tregua frágil

Los cirujanos volvieron a trabajar a las puertas de emergencia de los hospitales. El gobierno no cede y espera que el lunes los médicos acepten sus condiciones

Compartir – El Observador – Salud – 23.09.2012 06:00

Esta vez el brazo del gobierno en la pulseada contra los cirujanos pudo más y los médicos aceptaron volver a sus puestos de trabajo. El Poder Ejecutivo, que recibió la noticia del levantamiento de las medidas como una victoria política, estaba decidido a seguir presionando y a radicalizar aún más el conflicto.
En los últimos días el Poder Ejecutivo había amenazado  con convocar a otros para cubrir las vacantes de los cirujanos renunciantes, presentar denuncias judiciales, suspenderles los  títulos, mencionó traer a médicos cubanos y redactó el proyecto de ley que declara la emergencia sanitaria y que obliga a los médicos a trabajar en hospitales públicos. Más allá de este conflicto el gobierno está decidió a remitir ese proyecto de ley al  Parlamento pero ahora aceptó conversar, desde el lunes, algunos detalles con el Sindicato Médico del Uruguay. “Esa conversación no puede durar más de 15 o 20 días” dijo a El Observador una fuente gubernamental.
La intención del Poder Ejecutivo es establecer “un protocolo” para que ante un conflicto médico no se ponga en riesgo la atención a los pacientes como, según el gobierno, hicieron 80 cirujanos al renunciar a las emergencias de los hospitales. Esa medida gremial llevó a ASSE a activar un plan de contingencia que podía ser mantenido por algunos días. En esta semana la renuncias de los cirujanos obligó a derivar pacientes que debían ser operados, fundamentalmente al Hospital de Clínicas.
Horas antes de la asamblea del viernes a la noche de los cirujanos, el presidente José Mujica desde Paysandú habló del tema. “No me obliguen a apretarlos para que atiendan a la gente”, fue el mensaje del mandatario. También desde su audición radial en M24 dijo que esperaba “una cuota de raciocinio”. Desde la Sociedad de Cirugía se leyó que el gobierno hostigaba a los especialistas para poner a la opinión pública en su contra.
Finalmente la sangre no llegó al río pero el problema no se resolvió.
Una asamblea de casi tres horas de los cirujanos, luego de una intervención del Sindicato Médico, decidió “una suspensión por 72 horas” de las medidas para volver a trabajar, a cambio de que se forme una mesa de negociación. También dejaron en claro que si mañana lunes el Poder Ejecutivo no los convoca, retomarán las medidas y todo volverá atrás. Esa tregua termina el lunes a la noche, según explicaron voceros de los cirujanos, que ese día se volverán a reunir en asamblea.
Desde  el gobierno se asegura  que mañana empezará una negociación de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) con el Sindicato Médico y los cirujanos. Según supo El Observador, el Poder Ejecutivo mantendrá su propuesta de presupuestar a los médicos que concursen y permitirá participar de esa instancia a los 36 cirujanos que renunciaron.
Voceros de los cirujanos dijeron a El Observador que el viernes de tarde se había alcanzado un preacuerdo con ASSE que estaba para ser firmado ante la comisión de Salud de Diputados por parte de Federación Médica del Interior (FEMI) y la Sociedad de Anestésico Quirúrgico (SAQ). Sin embargo, una llamada desde Presidencia desautorizó lo convenido.
Historia
En 2008 los cirujanos alcanzaron un acuerdo con el gobierno (lo firmó ASSE, FEMI y las SAQ) que aseguraba a los médicos el pago de la nocturnidad (30% más por trabajar entre las 22 horas y las 6 de la mañana) donde se establecía la opción de presupuestarse o mantenerse en la órbita de la Comisión de Apoyo, donde también recibirían los demás beneficios como el salario vacacional y los aguinaldos. Pasados cuatro años y sin que se cumpliera lo acordado, los cirujanos volvieron a reclamar pero esta vez presionaron con la renuncia a sus cargos. El gobierno ofreció presupuestarlos –trámite que demoraría un año– pero no a los que ingresaron a la Comisión de Apoyo después de junio de 2010. El presupuestarse implica el pago de nocturnidad a los que hacen guardias internas (permanecen su turno en el hospital) pero no a las guardias retén (el médico está a la orden en su casa). Los cirujanos aseguran que presupuestarse les limitará su capacidad horaria y de dar clases porque el Estado impone un máximo de 60 horas semanales.

El papel del SMU

El Sindicato Médico del Uruguay –afín a la izquierda política– había marcado su discrepancia con las decisiones que estaba tomando el gobierno contra los cirujanos, las que calificó de “desmedidas”. Sin embargo, luego de una reunión en la Torre Ejecutivo con el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, el presidente del SMU, Martín Rebella, ingresó de lleno en la negociación, hecho que molestó a los cirujanos.
Fue Rebella incluso el que pidió públicamente a los cirujanos que retornen a sus trabajos en las puertas de emergencia de los hospitales. También fue el SMU el que acercó una fórmula que permitiera que los cirujanos levanten las medidas a cambio de iniciar una negociación con ASSE que comenzará el lunes.

El Observador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s