Argentina: Tras el rechazo del Gobierno, la protesta se mantiene

El Ejecutivo no atendió ninguno de los puntos que habían planteado los gendarmes y prefectos y ratificó el decreto salarial. Hubo asambleas frente a las sedes de las dos fuerzas. El conflicto sigue.

Compartir – Por Guido BraslavskyDiario Clarín – Gendarmeria – 10/10/12

El Gobierno nacional sostuvo ayer que era “imposible” otorgar el piso salarial de siete mil pesos que gendarmes y prefecturianos reclaman desde la semana pasada con una inédita protesta frente a las sedes de las dos fuerzas. Este mensaje oficial se desprendió de una larga conferencia de prensa del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y del ministro de Economía, Hernán Lorenzino, que fue seguida con mucha expectativa en ambos “campamentos”, y recibida de manera dispar . Los “rebeldes” en el edificio Centinela rechazaron la “falta” de una propuesta oficial a los reclamos y aseguraron que seguirían con la protesta . Frente al edificio Guardacostas, el panorama quedó dividido luego de reuniones “explicativas” que tras la exposición de los ministros armó la conducción de la fuerza. Muchos aceptaron irse a sus casas, pero un núcleo duro aseguró seguía con las protestas y anoche, en lo que pareció una reacción espasmódica, unas doscientas personas, entre gendarmes y prefecturianos, confluyeron con una protesta por “sueldos dignos” en la Plaza de Mayo, en medio de un dispositivo de seguridad gigantesco en torno a la Casa Rosada .

En la conferencia de prensa de los ministros, Abal Medina se encargó de destacar que “lo que estamos haciendo acá no es responder a ningún petitorio”, por el pliego de reclamos que presentaron los “rebeldes” la semana pasada. En rigor, el eje del mensaje de los ministros fue la ratificación del decreto 1307 -que había generado el estallido en las fuerzas por los descuentos que provocó en los haberes-; claro que insistieron en que fue mal liquidado, aseguraron que “nadie deberá cobrar menos que el mes anterior” y prometieron normalizar todos los haberes para el mes próximo (Ver página 5). El sueldo básico “en blanco” quedó establecido en $2.697.

Pero, además, buscaron dar una explicación integral de la crítica situación de los salarios de las fuerzas. Explicación que tácitamente exceptuó al Gobierno de cualquier tipo de responsabilidad . Hablaron de “desquicio” e “irregularidades administrativas” en las liquidaciones. Dijeron que el 60 por ciento del personal tiene sus haberes “judicializados” y apuntaron a las medidas cautelares y la “industria del juicio” y a la “connivencia entre abogados, jueces y cúpulas de las fuerzas”. Por la noche, el Ministerio de Seguridad precisó que había presentado la denuncia penal contra funcionarios de la Dirección de Asuntos Jurídicos -que fue intervenida- y del Servicio Administrativo Financiero (SAF) de la Gendarmería, al igual que contra el recién removido jefe de la fuerza, Héctor Schenone, por administración fraudulenta y tráfico de influencias entre otras acusaciones.

Abal Medina y Lorenzino admitieron que en Prefectura y Gendarmería el 80 por ciento de los sueldos son “en negro” y cuestionaron los suplementos no remunerativos que, dijeron, fueron creados durante la década del ‘90 con Carlos Menem, aunque no explicaron por qué el kirchnerismo siguió con el mismo sistema de pagos en negro (lo mismo corrió para las Fuerzas Armadas) durante más de ocho años de sus gobiernos , ratificado por decretos presidenciales de Néstor y Cristina Kirchner que otorgaron aumentos no remunerativos por la vía de estos suplementos.

Frente a la sede de Gendarmería, la reacción fue de “indignación”, resumió el vocero de los gendarmes, Raúl Maza, porque “se nos riero en la cara” (Ver página 4). Anunció que en respuesta, reducirían al 50 por ciento la presencia en sus puestos de servicio, pero sin abandonarlos. No pudo constatarse cuál fue la efectividad de la medida.

Pero la estrategia de desgaste del Gobierno, las sanciones en Gendarmería con una decena de pases a disponibilidad y el “plan de llamada”, es decir, la orden de la conducción para que los efectivos permanecieran en sus puestos, pareció dar resultados en lo que respecta a la baja del volumen de los manifestantes. Hacia la noche, frente al Edificio Centinela y tras haber convocado a todos sus camaradas, muchos se ilusionaban con la llegada de los escuadrones desde Campo de Mayo para hacer una marcha nutrida a la Plaza de Mayo, que finalmente no fue tal .

En Prefectura, donde los lazos con la conducción no llegaron a cortarse tanto como en Gendarmería –y al parecer no había habido sanciones hasta ayer– se hizo ingresar en tandas a cientos de manifestantes para explicarles cómo quedarían las cosas con el decreto 1307. Fuera del Guardacostas, varios efectivos aseguraban muy enojados que a los cuatro cargos más bajos de la escala (marinero, cabos primero y segundo y ayudante de tercera) les habían prometido dos mil pesos adicionales “en negro”, en una estrategia para limar apoyos a la protesta, en cuyo pico más temprano se convocaron más de un millar de prefecturianos. Otros, en cambio, se fueron ya de noche para retomar sus servicios pero aseguraron que hoy al quedar libres de nuevo, regresarán para seguir con sus reclamos.

Relacionadas

Clarin.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s