Uruguay: Mayoría de desocupados fueron vendedores no calificados y peones

La mayor parte de los desocupados en casi todos los departamentos del país son vendedores no calificados y trabajadores de servicios personales o seguridad, aunque también tienen un peso importante los peones de actividades no agropecuarias.

Compartir – Marcela Dobal – El País digital – Empleo – 21.10.12

País. También predominaron los prestadores de servicios, el año pasado

Esa conclusión se desprende de los informes de mercado laboral que realizó el Observatorio del Ministerio de Trabajo para cada departamento con datos a 2011 de la Encuesta Continua de Hogares del Instituto Nacional de Estadística.

Los documentos, a los que accedió El País, analizan la población desocupada sin considerar a quienes buscan trabajo por primera vez. De esta manera, se presentan cuáles son las ocupaciones que tienen una mayor proporción en ese conjunto de desempleados de cada departamento.

En Montevideo había 37.595 personas sin trabajo. Casi la quinta parte (18,2%) eran trabajadores no calificados de ventas y otro 14,5% eran trabajadores de servicios personales o seguridad. Más abajo se situaron los peones de minería, construcción, industria y transporte (11,8%) y los vendedores (11,5%). Otras labores relevantes fueron los oficinistas (8,9%) y empleados que tratan con el público (5,9%).

Tras la capital y Rocha, Canelones fue el que exhibió más personas desocupadas (15.346), esencialmente trabajadores no calificados de ventas (18,6%), trabajadores de servicios personales o seguridad y peones de minería, construcción, industria y transporte (en ambos casos eran 17,1% del total).

OESTE. En Soriano había 2.015 personas sin empleo. Los trabajadores no calificados de ventas eran un 26,6%, una labor muy frecuente de las mujeres desocupadas. Le siguieron los trabajadores de servicios personales (18,6%) y los peones de minería, construcción, industria y transporte (16,1%), que explicaron la mayor parte de los hombres que buscaban empleo sin conseguirlo.

Una distribución similar presentaron los 1.683 desocupadas de Colonia. La amplia mayoría también eran los trabajadores no calificados de ventas y servicios (18,6%). Los peones de minería, construcción, industria y transporte fueron el 16,2% y los trabajadores de servicios personales o de seguridad eran un 14,1% del total.

Con la menor cantidad de desocupados del país (684), Flores mostró un podio con matices. El 34,9% eran no calificados del área ventas (más de la mitad de las mujeres sin trabajo tenía ese oficio) y otro 16,8% había trabajado en servicios personales o de seguridad. A diferencia del resto del país, el tercer puesto se lo llevaron los oficinistas, con 13,7% del total.

En San José había 2.946 desempleados. Un 18,2% eran trabajadores de servicios personales o de seguridad (más de la cuarta parte de las mujeres sin empleo estaban comprendidas allí). Además, un 11,6% de los desocupados eran peones de minería, construcción, industria y transporte (el porcentaje se duplicaba en hombres) y otro 11,1% eran trabajadores no calificados de ventas (con proporción muy alta en mujeres).

De esta zona geográfica, Río Negro tuvo la particularidad de que un 19,5% de los 1.339 desocupados eran vendedores, por sobre otro 13,4% de trabajadores de servicios personales o seguridad y un 13,3% de peones de minería, construcción, industria y transporte.

ESTE. De los 4.403 desocupados de Maldonado la mitad fueron trabajadores de servicios personales (24,7%) y no calificados del área ventas (25,1%). Otro 12,6% eran peones no agropecuarios.

En Rocha, el 13,3% de los 30.578 desocupados eran trabajadores no calificados de ventas y un 10,7% eran trabajadores de servicios personales o seguridad. Destacó que un 10,8% eran trabajadores calificados de agricultura (14,2% de los hombres y 6,2% de las mujeres).

En tanto, de los 1.459 desempleados de Lavalleja, un 24,4% se desempeñaban en servicios personales o seguridad, un 18,5% eran trabajadores no calificados de ventas y 17,6% eran peones de minería, construcción, industria y transporte (entre los hombres desocupados eran cuatro de cada 10).

Con solo 762 desocupados, en Cerro Largo el 35% también eran peones no agropecuarios (siete de cada 10 hombres) y un 23,9% eran trabajadores no calificados de ventas (cuatro de cada diez mujeres sin trabajo).

Por su parte, los 1.675 desempleados de Treinta y Tres se componen en un 19,9% de trabajadores no calificados de ventas, un 17,6% de servicios personales y un 15,5% de vendedores, pero entre hombres la mayoría eran oficiales u operarios de la construcción (20,9%).

NORTE Y CENTRO. En Rivera, el 21,1% de los 2.618 desocupados son trabajadores no calificados de ventas, lo que se explica por qué cuatro de cada 10 mujeres sin trabajo se desempeñan en esa ocupación.

En tanto, de los 2.095 desempleados de Durazno, el 20,3% eran trabajadores de servicios personales y un 17,3% eran trabajadores no calificados del área ventas.

En Florida de sus 1.321 desocupados un 25,6% eran trabajadores de servicios personales (solo mujeres) y un 19,3% eran peones del sector agropecuario, forestal o pesca.

En Salto, el 23,6% de los 3.317 desocupados eran peones del agro, la forestación o la pesca, y en segundo término se ubicaron los trabajadores no calificados de ventas (15,1%).

Paysandú destacó porque la mayoría de sus 2.692 desocupados eran peones de minería, construcción, industria o transporte (22,4%), seguidos por los trabajadores de servicios personales o seguridad (19%).

En Artigas había 2.400 desempleados, que sobre todo eran trabajadores de servicios personales (25,3%), no calificados de ventas (18,7%) o peones del agro, forestación o pesca (17,5%). De Tacuarembó aún no hay datos.

Predominan los que renunciaron

Quienes se encuentran desocupados por haber renunciado a su empleo anterior son mayoría en Montevideo. El 36,2% de los desocupados de la capital en 2011 (excluidos quienes buscaban trabajo por primera vez) dijo haber renunciado a su trabajo anterior, según datos de la Encuesta Continua de Hogares procesados por el Ministerio de Trabajo. Eran más mujeres (38,9%) que hombres (32,4%).

La encuesta indaga sobre las razones por las que se dejó el trabajo anterior. El segundo grupo más numeroso eran los despedidos (15,6%) y quienes señalaron la finalización de un contrato (14,4%). Los porcentajes en estos casos no difirieron mucho según el género.

Otro 10,9% afirmó que el motivo fue el fin de la zafra (16,8% de los hombres y 6,6% de las mujeres) al que le siguió otro 7,3% que lo atribuyeron al cierre del establecimiento laboral y un 6,9% dijo que fue por razones familiares (más alto para las mujeres, 10,2%, que para los hombres, 2,3%). Solo un 4,1% fue por razones de estudio, un 3,5% afirmó que fue por estar mal pago y un 1,2% porque se jubiló.

Avisos, Internet o conocidos

La gran mayoría de los 45.113 desocupados de Montevideo buscaban empleo en 2011 consultando avisos en diarios (28,6%), navegando en Internet (27,5%) o consultando a amigos o parientes (21,9%). Otro grupo no despreciable contactaba directamente a empleadores (16,1%) y el resto se dividió entre quienes hicieron trámites, gestionaron préstamos o buscaron local para establecerse (3,4%) y quienes consultaron agencias de empleo (2,5%).

Marcela Dobal

El País Digital

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s