Uruguay: Al filo del plazo, el gobierno quiere los aviones y evitar ejecutar el aval

El Ejecutivo asume el costo político de quedarse con el boleto de reserva de Cosmo, lo que aumenta las sospechas de la oposición sobre la legalidad de la garantía

Compartir – El Observador – Negocios Aéreos – 31.10.2012  05:00

El gobierno está dispuesto a asumir el costo político de adquirir el boleto de reserva a la empresa de capitales españoles Cosmo –que ofertó en el remate del 1º de octubre US$137 millones por los siete aviones Bombardier de la ex aerolínea de bandera Pluna– y con ello no ejecutar la garantía de US$ 13,6 millones. El argumento es   ganar tiempo y tener las manos libres para diagramar la salida que considere más conveniente para recuperar la conectividad y que la mayor cantidad de los casi 900 ex empleados de la aerolínea liquidada en julio puedan tener trabajo. Sin embargo, la jugada aumenta las sospechas lanzadas por la oposición sobre presuntas ilegalidades en las incurrió el BROU al otorgar el aval bancario a Cosmo.

La empresa española tiene tiempo hasta hoy miércoles 31 para confirmar o descartar su oferta, pero ya comunicó que no hará uso de la opción. Cosmo también amenazó con iniciar una demanda por considerar que no se generaron las garantías necesarias luego del remate. Eso  fue interpretado en el gobierno como una chicana para negociar la no ejecución del aval.

Todo está en manos del presidente José Mujica. Ayer, el mandatario comentó que debía leer “unos cuantos papeles” antes de tomar una decisión hoy sobre el futuro de los aviones.

Fuentes oficiales explicaron a El Observador que se procuraba sin éxito una comunicación con el representante de la firma española, Hernán Antonio Calvo Sánchez, para concretar un traspaso del boleto de reserva. También intentó hacerlo el empresario argentino Carlos Molinari. Para desprenderse del derecho a ofertar los US$ 137 millones debe estar de acuerdo Cosmo y el fideicomiso que administra los bienes de Pluna Sociedad Anónima, además del interesado. Hasta ayer, el único contacto que pudo mantener el gobierno con Cosmo fue mediante dos de sus abogados, que visitaron la embajada de España en Montevideo en busca de información del tratado de protección de inversiones entre Uruguay y el país europeo, normativa con la cual pretenden iniciar el litigio contra el Estado.

En el gobierno calculan que seguir el camino natural de ejecutar el aval podría generarle más dolores de cabeza y, aunque tenga un costo político alto desistir de cobrar la garantía, le resulta más pragmático poder hacer con los aviones lo que quiera y no depender de la voluntad de una empresa. Para hacerlo, además, ya tiene el respaldo de la bancada de senadores del Frente Amplio.

El lunes a la madrugada en la interpelación a los ministros Fernando Lorenzo (Economía) y Enrique Pintado (Transporte) se aprobó una moción de respaldo a lo actuado por el Poder Ejecutivo, que incluye una sugerencia de analizar un mecanismo por el cual se compre el boleto de reserva. Esa sugerencia fue idea del vicepresidente Danilo Astori, según explicó anoche a Montevideo Portal el senador de Asamblea Uruguay, Carlos Baráibar.

En el gobierno estiman el proceso de ejecución del aval y la solución a una presunta demanda presentada por Cosmo pueden insumir varios meses.

Tras asumir como un fracaso el remate, el objetivo del gobierno ahora es evitar más obstáculos. Una fuente oficial explicó a El Observador que se maneja adquirir los aviones para luego arrendarlos a privados, ya sea una nueva aerolínea de bandera como a las otras que operan en Uruguay (BQB, por ejemplo), y con ese dinero cumplir con las cuotas de los siete Bombardier al Scotiabank. Esa postura fue defendida el lunes por Lorenzo en el Senado. El gobierno maneja también aportar recursos para la creación de una nueva empresa de bandera. Ello podría ser viable con descuentos en el combustible, impuestos y otros beneficios fiscales. Desde hace algunas semanas, varios jerarcas del gobierno repiten como una necesidad inevitable tener que volcar recursos públicos a una nueva empresa aérea de bandera, puesto que el negocio no es rentable y presenta variables de competitividad desleal.

Reclamo y autocrítica

Aunque votó la moción de sugerencia al gobierno para que compre el boleto de reserva, el senador del Movimiento de Participación Popular (MPP), Ernesto Agazzi, insiste con que se ejecute el aval bancario de Cosmo. “Lo que nosotros pusimos no fue que el Estado compre el boleto, sino que acceda al boleto por los mecanismos administrativos adecuados. Para nosotros si alguien se presenta al remate y puso una garantía de U$S 13,6 millones, esa garantía hay que ejecutarla. Para eso presentaron la garantía y para eso se les exigió”, afirmó el senador a radio Oriental. Tanto él, como los demás senadores del MPP, mantuvieron silencio en la sesión del lunes. Agazzi intervino sólo ante una alusión para explicar que su grupo no se maneja por “perfilismo”.

Entrada la madrugada del martes, cuando el debate se había reavivado en el Senado con la moción del oficialismo, el senador Baráibar se descolgó con un planteo aislado del resto de su bancada. “Yo lo digo con todas las letras: nos equivocamos con la ley (que habilitó el remate). Como el presidente (del Senado, Danilo Astori) reconoció que se equivocó en 2007, nos equivocamos con la ley, en parte, no en todo”, confesó.

El Observador 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s