Argentina: Los caprichos de Felisa Miceli en su despacho el día que apareció la bolsa

En el juicio oral, sus exsecretarias brindaron detalles de la “caja chica” que usaba la exministra para comprar “regalos”. El papelón con la prensa.

Compartir – Por Diego Gueler (*) – Diario Perfil – Felisa Miceli – 01.11.2012  18:20 

En la tercera audiencia del juicio oral por la bolsa de la ex ministra de Economía, Felisa Miceli, las cuatro secretarias privadas de la acusada de encubrimiento y destrucción de documento público dieron detalles de cómo manejaba la plata en su despacho la primera figura K sentada en el banquillo por corrupción.

En Comodoro Py fue el turno de María Teresa Barco, la secretaria privada que el 5 de junio de 2007 contó los billetes y le restituyó la plata a su jefa; María Santarelli, la que dijo estar con Miceli en un evento en el momento de la inspección policial; María Buchea, quien también fue testigo del hallazgo de la Policía en el baño, y Lucía Ferreiro, ausente en el momento clave, pero con quien pereció mantener lazos afectivos hasta hoy la exministra.

La “caja chica”. Lucía Ferreiro declaró apenas 25 minutos. Llegó, le sonrió a su exjefa Felisa y se sentó a declarar dejando su cartera arriba de la mesa. Frente al Tribunal Oral Federal Nº2 (TOF 2) la exsecretaria reveló que Miceli tenía una “caja chica” permanente con fondos del Palacio de Hacienda, de “unos 1.000 pesos” con la que le ordenaba que le fuera a comprar “regalos“,  o “cosas personales” como “medias” o “flores” para “los cumpleaños“.

Esta testigo dijo que “no tenía horarios para trabajar” y que “a veces llegaba a la tarde” al Palacio de Hacienda y por eso estuvo ausente la mañana del 5 de junio de 2007, cuando la Brigada de Explosivos halló $100.000 y U$S 31.670 en paquetes sellados, según sospecha la querella, por el mismo Banco Central.

Sin embargo, Miceli antes había declarado a la jueza María Servini de Cubría que fue ella quien empaquetó en su casa los billetes para una “operación comercial de su hermano“, quien falleció pocas semanas antes que se iniciara este juicio oral.

Otra secretaria, María Barco, precisó cómo era el trato con la ex ministra. Barco recordó que cuando los policías dejaron el ministerio y contaron los billetes, ella “le dio en la mano la bolsa y no le preguntó nada” sobre qué hacía allí ese dinero ni su origen. “No le dije nada porque era mi jefa, yo sólo le entregué la plata. Las secretarias no preguntamos, no era mi amiga“.

El único momento de la audiencia en que Miceli emitió palabra alguna fue para quejarse por la reiteración de preguntas a su exsecretaria, que comenzaba a entrar en contradicción con su relato. “Señora, le pido que hable a través de su defensa”, la frenó el presidente del Tribunal, Jorge Gorini. Barco tampoco supo explicar por qué contó los dólares pero no los pesosal momento que la policía redactaba el acta.

Otro momento de tensión fue cuando Barco eludió responder si el paquete sellado en el que se encontraba el dinero era “posible de romper con las manos o si era necesario un objeto cortante”. La ex secretaria insistió en que “no se le ocurrió romperlo” y que por eso no podía distinguir si era un sellado casero -como declaró Miceli- o si fue empaquetado por el BCRA.

Contra Lanata. Por su lado, María Pía Santarelli -exsecretaria que acompañaba en un evento a Miceli esa mañana- intentó desacreditar la investigación de Jorge Lanata en diario PERFIL que hizo estallar el caso. Santanarelli, quien trabaja hasta hoy en la Fundación de las Madres con la ex funcionaria, dijo que “este señor (Lanata) dijo cualquier cosa. Es un disparate lo que se publicó”. La instrucción y el desarrollo del juicio oral parecen demuestran lo contrario.

Al igual que las otras exsecretarias, Santarelli también midió su testimonio para no comprometer a su exjefa. “No había clima de que pasara algo” esos días, señaló, y  hasta aventuró a decir que Miceli “pidió que se entregue una copia del acta policial para desmentir” al diario PERFIL, cosa que nunca ocurrió. La testigo también aseguró que no habló de la bolsa con Miceli hasta que se publicó la primicia de Lanata.

Papelón. Un episodio llamativo se produjo en un cuarto intermedio entre testigo y testigo fue cuando Miceli vio conversando en la antesala a dos periodistas con uno de los fiscales del juicio, Guillermo Marijuan, y se acercó para escuchar el diálogo.

Sorprendidos, tanto el fiscal como los periodistas, la exministra dijo que quería escuchar “de qué se estaba hablando”, aunque aclaró que ella “no iba a hablar con la prensa” y que incluso le había pedido a sus dos abogados que tampoco lo hicieran, precisó el periodista de Noticias Argentinas y colaborador del diario PERFIL, Sergio Farella.

(*) De la redacción de Perfil.com.

Twitter: @diegogueler.

Diego Gueler

Notas Relacionadas

Contradicen la versión de Felisa Miceli, más comprometida en el juicio por la bolsa

Miceli se negó a declarar en el primer día del juicio por la bolsa de dinero

Perfil.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s