Argentina: La Zarina no acepta mensajes

En 1965 en Madrid pregunté a Perón qué pensaba de Borges. Respondió su zona, Viejo Vizcacha. Su ojo derecho le guiñó un fallido y dijo:

–¿Quién es?

Dí datos básicos, incluí que bajo su gobierno se lo había nombrado inspector de gallinas, y agregué:

–…escribe cuentos.

Compartir – Por Esteban Peicovich (*) – Diario Perfil – 11.11.2012 | 22:23

–Si es cuentista no me interesa. Para el cuento nadie mejor que yo.

–Buscando un atajo le comenté que Borges había escrito que tal vez llegue un tiempo “en que merezcamos no tener gobierno”. Pero a la zona Martín Fierro, de Perón, no le importó.

No sé por qué lo recordé cuando frente al televisor me ubiqué entre alcaldes citados de apuro para escuchar a CFK tras su mayor noche triste gubernamental.

¡Inmenso error el mío!

La imaginé pasándola muy mal en el cascarón del ego y cómo, sobre el alba de Olivos, alcanzó a cuajar la única “salida” que superaría el sofocón y le haría quedarse con la fecha y ganar la calle.

Tenía la victoria en la mano. Era de manual. Para verlo le habría bastado un genio mínimo (tanto como saber que el agua es húmeda y además moja) y alguito de humildad (solo unas décimas).

Y fue justo esa “salida” la que le sirvió el destino pues si la ví yo que seguí el acto desde un televisor casero, más chance tuvo CFK monitoreándolo como se sabe desde 9 simultáneos.

La fórmula para “salir del laberinto” iba y venía sobre el cabecerío de la gente escrita en la pancarta de una muchacha que hasta pudiera que se llamase Cristina.

(Nunca se sabe cuánto de mágico mueve lo histórico). Allí tenía la solución para ponerse a la sociedad en la cartera.

Con implacable inocencia ese cartel le advertía como salir de su amargura, neutralizar al hormiguero desbordado y como impulsar un refrescante aire de esperanza y paz por todo el país.

Impecable y genial, ese cartel solo decía 54% más 8N.

No pudo. No quiso. No lo vio. Y le escuché decir entonces que “lo más importante del día de ayer” había sido la elección del nuevo presidente chino.

Que es como si el Big Ceo Comisario de ellos les hubiese dicho que “lo más importante del día de ayer” fuese el 8N de la República Argentina.

Da pena que se lo haya perdido.

El 8N, le venía como anillo al dedo para partir aguas, echar cucarachas enquistadas a su vera, abrir el juego en abanico.

No era asunto a ningunear.

Si ahora, por el 8N, además de la “aurora” empezó a hablarse de La Cacerola Boreal. Muy argentina y muy batida ella. Es que además de no arreglarnos entre nos, salimos a ventilar nuestros fracasos al mundo.

La onda tecno ayuda. “Digitalizados del mundo, uníos” será más fino pero como amenaza es mas grosso que el de Marx. Sonando mundial esa “cacerola boreal” daba una vergüenza ajena de peste. Traición a la promesa electoral. No parar la corrupción. Provocar el encono. Mandar en solitario. Desordenar el país.

¿Por qué dejó a la ley en banda? ¿Qué lo hacen todos? Berlusconi zafa (por ahora) pero el presidente alemán cayó por aceptar un regalo.

El dinero público en China es sagrado. Quien roba a un particular lo devuelve con prisión. Pero quien roba dinero colectivo lo paga con disparo en la nuca que recibe sin sufrir tortura, pues tienen modales.

Entre nos, en cambio, a los ladrones amigos el Estado los castiga con cargos. Si hasta Nestornauta llegó al extremo de regalarle el Juego de Azar a su amiguisimo Cristobal Lopez hasta 2032.

Todo es pregunta. ¿Cómo soportar a “cara de piedra” De Vido atornillado al Poder si luce un legajo oficial que da pánico?

¿Es Oyarbide un juez? ¿Cómo dejar se insolenten con el pueblo los funcionarios si hasta Hamlet en su monólogo la considera una afrenta insoportable?

¿Se expresa el ululante Anibal Fdez en el despacho presidencial del modo prepo con que se dirige a Nosotros? Y hasta cuando seguir con el patético criterio de suplantar a la reunión de gabinete por “la función de los viernes”?

¿Puede no haber percibido CFK el esfuerzo “stanislavsky” de aplaudidores, reidores y roedores de ocasión que sonríen, ponen caras de beatos e inclinan la cabeza para ser reconocidos?

Es importante saber si sí o si no. Explicaría, en parte, su rechazo al mensaje 54% más 8N que el destino le envió.

De haberlo hecho suyo hubiera podido recuperar la pérdida notoria del 54% que un día tuvo y metiendo autocritica sin asco arribar al 2015, consagrar esa cifra en su historia política y darse al gozo del justo descanso aplaudida por todos.

Agua, jabón, cambio de jetas por caras, prontuarios por currículums y abrir el diálogo en abanico.

De hacerlo así, la patinada autista pasaría al olvido y su recuperación se convertiría en el moño de su biografía política. Pero parece que CFK no pudo ver o no quiso ver la pancarta que la regresaría a la historia.

La ocasión ya pasó. Y el refranero dice que es calva. Espero abandone su papel de zarina autista en ejercicio y lo repiense.

El peor de los pecados que un líder puede cometer con su pueblo (con el entero, el 54 y el 46 sumados) es no hacerlo repúblicamente feliz. No preservar el único “relato” válido: el constitucional.

Urge actuar. Dar claridad, justicia, salud, educación, seguridad con ágiles planes de emergencia social. Una generación ya entró en tirabuzón y el 50 por ciento de los jóvenes confiesan no entender el 50 por ciento de lo que leen.

Sólo queda que desde el poder se haga lo que se juró: gobernar. La frase de Borges que Perón no comentó me sigue repicando. Si no hay cambios habremos de merecer tener gobiernos así. Y no solo por culpa de la poca vista de CFK.

(*) Especial para Perfil.com

Esteban Peicovich

Perfil.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s