Uruguay: En defensa del grial del periodismo

por Valentín Trujillo – El Observador – Compartir

El periodista y ensayista Tomás Linn publicó ¿Una especie en extinción?, una reflexión sobre cuáles son las bases de la profesión y los desafíos a los que se enfrenta en una era donde la tecnología manda. Una de las manías de los periodistas es preguntar. La pregunta como herramienta, como espada, como llave para abrir puertas de información. Preguntar incluso cuando no se puede preguntar.

Una pregunta es el título del nuevo libro del periodista Tomás Linn. Se llama ¿Una especie en extinción?, y lo acaba de publicar la editorial Fin de Siglo. Se trata de su sexto libro de ensayos sobre el oficio de periodista y sus complejidades actuales.
La especie del título es el periodista y la respuesta a la pregunta es  un “no” muy bien argumentado. “Este es un país donde los periodistas no reflexionan mucho sobre sí mismos. Creo que Marcelo Jelen y yo somos  los únicos que hemos publicado algo en los últimos 25 años”, dice Linn, quien recibió a El Observador en una sala de la redacción del semanario Búsqueda, donde es columnista desde 1989.
Para hablar del Linn de hoy, de 62 años, hay que repasar su historia y su pasado. Con 20 años se fue a Buenos Aires estudiar en 1970 y fue uno de los primeros periodistas (si no el primero) formados en universidad de este lado del Plata. “Yo me ocupaba de no decirlo, porque la gente en las redacciones se burlaba”, recuerda Linn.
Después se siguió formando en las redacciones. Empezó a trabajar en 1974, en El Diario de la noche. “Al principio cubría información municipal y terminé como subsecretario de redacción”, contó.
Cuando en la década de 1980 empieza a surgir el movimiento de los semanarios, un grupo de amigos lo llama para integrar Opción, y luego el mismo grupo de gente sacó Aquí.

Esos semanarios eran partidistas, de la Democracia Cristiana.

Linn trabajó en radio En perspectiva, en Emisora del Palacio, y colaboró con la agencia inglesa Reuters.

“Fue una linda experiencia, pero el periodismo de agencia nunca me sedujo. No me hace vibrar”, confesó.
En 1989, antes de pasar a Búsqueda, estuvo en Canal 5, en un noticiero tipo revista. Además, desde 1982, con breves pausas, es docente de periodismo. “Son generaciones de periodistas que andan por ahí que hoy son colegas y antes fueron discípulos”, dice Linn.
Twitter, Estado, gobierno
Una de las preocupaciones de Linn es la forma en que las nuevas tecnologías y las redes sociales afectan al periodismo actual.
Para Linn, Twitter y Facebook están magnificando un fenómeno que ya existía en varias sociedades, que es cierta pérdida de pudor en la sociedad.
“Los políticos han entrado un poco en lo mismo, el político mostrándose como ser humano, pero no es más que eso. Donde sí hay que ser cuidadoso es cómo uso esa información como periodista.

El diputado dice: estuve en la reunión de tal y tal tema. Nos enteramos gracias a Twitter. ¡Qué gran beneficio que es Twitter! Fenómeno. El segundo paso es ver qué se dijo en esa reunión, si hay algo relevante.

Cuál es su postura sobre el tema, si hay inconsecuencias, si es fiel a su postura. Twiter es una alerta. Menos mal que existe. Ahora, no me puedo quedar solo con eso”, advierte el autor.
¿Cómo advierte en esta segunda década del siglo la libertad de prensa en Uruguay alguien como Linn?
“En un barrio complicado, la situación es bastante más amplia. En general, no hay problemas. A veces hay juegos de presión de gente que está en el gobierno, que prepotea sin mucho efecto.

Sí hay problemas con la distribución de la publicidad oficial, que genera competencia desleal.

El Estado en Uruguay es omnipresente. En otros países, este no es un tema de discusión”, dice Linn.

Las críticas al Estado pueden superponerse a las críticas al gobierno de turno.
Cuando esto sucede, ¿significa que hay prensa de oposición?  Linn opina que “la gente puede votar mayoritariamente a un partido y tiene el interés y el derecho de informarse de manera objetiva sobre lo que pasa. Toda la vida fue así. Yo sostengo que debe haber periodismo independiente. Otra gente sostiene que no. Creo en la tesis del periodista como ‘perro guardián’, de vigilancia y de contra poder ante quien detenta el poder. Hay gente que dice que esa es una teoría perimida y que ya pasó. Yo la defiendo mucho. Yo defiendo el periodismo puro y duro”.
¿Está Linn de acuerdo con una frase que ha repetido Jorge Lanata, que dice que “todo periodista serio es un periodista de oposición”?
“Es una postura. Me acuerdo de (el ex presidente Tabaré) Vázquez, cuando enumeró a los medios que consideraba como opositores. Nombró a Búsqueda y a El Observador, entre otros.

Pero yo no soy opositor, soy independiente y crítico con todos los gobiernos, como lo he sido siempre. Ahora, puesto en la disyuntiva entre ser alcahuete del poder y opositor, todo periodista prefiere ser opositor, o por lo menos, debería elegir serlo.

Eso no quiere decir que lo sea. El periodista es crítico. No se deja convencer ni por el verso establecido ni por ningún gobierno”.
En ese territorio de la reflexión sobre periodismo, Tomás Linn sigue escribiendo, arguyendo, porfiando, pensando. ¿Una especie en extinción? no es un libro solo para periodistas, si no para todo aquel que esté comprometido con la democracia y su funcionamiento transparente.

Compartir – Valentín Trujillo – El Observador – Entrevista a Tomás Linn – 06.12.2012, 05:00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s