Argentina, Discurso en Plaza de Mayo: Cristina presionó a la Justicia y habló de “fierros judiciales”

por Guido Braslavsky – Diario Clarín – Compartir

También mencionó los “fierros mediáticos”. Usó la comparación para exigirle a los jueces “respeto por el Parlamento y las leyes”. Lo hizo en pleno proceso de revisión judicial de la ley de medios. El Gobierno nacional vio frustrada por decisión judicial su intención de celebrar el “7D” que tanto ansiaba, pero igual armó en la Plaza de Mayo y en simultáneo en varias ciudades del país un masivo festejo “popular” que resignificó en “fiesta de la democracia”, a 29 años de la restauración de 1983.

 Relacionadas

Pero la cosa no quedó en festival artístico: Cristina Kirchner habló desde la Plaza de Mayo, y otra vez más por cadena nacional para cuestionar duramente a la Justicia y a los medios de comunicación críticos. Los emparentó con los golpes de Estado y afirmó que “a los sectores minoritarios del poder económico concentrado” cuando “les fallan los fierros (armas) mediáticos, intentan con los fierros judiciales”.

A horas de que la Corte Suprema se pronuncie sobre el recurso presentado por el Gobierno para intentar voltear la extensión de la cautelar pedida por el Grupo Clarín, decidida por la Cámara Civil el jueves pasado, la Presidenta afirmó en alusión a la ley de medios que tendrá “paciencia y perseverancia” para esperar un dictamen judicial favorable. “Si estas mujeres esperaron más de 20 años para tener justicia, cómo no vamos a esperar nosotros unos días o unos meses más”, afirmó señalando a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Cristina hizo también anoche otras comparaciones. Algunas interpretadas como filosas, como cuando habló por ejemplo de los derrocamientos (“no me gusta hablar de ‘caídas’”, aclaró) de Yrigoyen y de Perón.

En lo que muchos leyeron como un paralelo que ella vislumbra con su propio Gobierno y las decisiones que debe tomar la Corte Suprema sobre la Ley de Medios, sostuvo que cuando en 1930 Hipólito Yrigoyen fue derrocado por un golpe militar “la entonces Corte Suprema de Justicia declaró legal el golpe, y allí se inauguró la historia negra del país”.

En ese marco recordó la remoción que hizo Néstor Kirchner de la llamada mayoría automática menemista de la Corte Suprema, que en el crítico 2003 amenazaba con un fallo redolarizador de la economía. Contó que allí Kirchner “decidió hablarle al pueblo” por cadena nacional, y que cuando el ex presidente impulsó el recambio de jueces “no llamó a algún amigo o conocido”, y que “inclusive le dio lugar a algún opositor”.

Profundizó la línea de ataque y confrontación hacia los jueces que no fallan según los deseos del Gobierno, a los que emparenta con la “corporación judicial” y con “intereses” del Grupo Clarín. Dijo que “demandamos mayor democratización en los tres poderes del Estado” y al Poder Judicial le reclamó “mayor independencia de las corporaciones”.

“La gente siente que hay sectores que no se conducen con respecto a la voluntad popular. Y no lo digo solo por la ley de medios, hay jueces que dejan en libertad a personas que vuelven a delinquir, a matar, a violar”, dijo sobre el tema de la seguridad, que pocas veces toca, y que ayer lo hizo, pero para responsabilizar a los magistrados.

Cristina habló cuarenta minutos. Entre su llegada a la Casa de Gobierno, su pasada por el escenario y su regreso a Olivos, no pasaron ni dos horas. Antes de las 22 había partido, mientras el menú artístico esperaba los platos fuertes de Charly García, Los Pericos o el cierre con Carlos Vives.

Apoyada sobre la convocatoria artística y con el antecedente de la respuesta que tuvieron los festejos del Bicentenario en 2010, el Gobierno buscó mostrarse otra vez con dominio de las calles, luego del “noviembre negro” por el masivo cacerolazo del 8N y el paro general del 20.

Cristina hizo otra comparación velada con el 8N y las críticas más agresivas que el Gobierno gusta recortar de esos días. Dijo que ayer había “alegría y amor” que “aquí no se escuchan agravios ni descalificaciones a nadie”.

Después del discurso, -no estuvieron sus hijos con ella como algunos especulaban- se entusiasmó y acompañó con movimientos de baile la percusión de Choque Urbano.

Y se maravilló con las acrobacias de Prix d’Ami, colgados en el aire desde una grúa que los llevó muy alto, entre la Rosada y el Banco Nación.

Antes de bajar del escenario Cristina se abrazó largo con Susana Trimarco y se sacó algunas fotos, mientras desde la terraza de la Rosada se iluminaba el cielo con fuegos artificiales.

Compartir – Guido Braslavsky – Clarin.com – Plaza de Mayo – 10.12.12

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s