Uruguay: La oposición también presionó a López Mena por el caso de Pluna

Blancos y colorados le dijeron al dueño de Buquebus que si pagaba el aval, alegarían que él les había mentido

por Redacción – El Observador – Compartir

La noticia de la presión del gobierno sobre el propietario de Buquebus, Juan Carlos López Mena, para que pagara el aval otorgado a la empresa Cosmo, cayó muy mal

en el presidente José Mujica.

 Según pudo saber El Observador, durante el fin de semana el mandatario y sus colaboradores evaluaron salir públicamente a desmentir la información,

algo que presuntamente harán hoy lunes.

Sin embargo, los informantes de El Observador ratificaron la información acerca de los hechos, tal como fueron relatados. En la reunión que el secretario de la Presidencia, Homero Guerrero, mantuvo con López Mena en las oficinas de Buquebus el 31 de octubre, le transmitió la voluntad del gobierno de ejecutar el aval bancario de US$ 13,6 millones, correspondientes a la garantía por ofertar en la subasta de los aviones, y le advirtió que si no cumplía con su palabra, tendría problemas con algunos de sus negocios en Uruguay.

El presidente del Banco República, Fernando Calloia, fue con Guerrero a esa reunión, pero se retiró para dejar solo al enviado de Presidencia con el empresario.

En estas horas El Observador se enteró de otro episodio que confirma las presiones que desde el Poder Ejecutivo se ejercieron sobre López Mena para que pagara el aval.

Cuando el nombre de López Mena comenzó a manejarse vinculado a Cosmo, el empresario pidió una reunión con representantes de los partidos políticos.

En esos encuentros que tuvo por separado con Jorge Larrañaga y Luis Alberto Heber (Partido Nacional), Pedro Bordaberry y Ope Pasquet (Partido Colorado) y con Pablo Mieres (Partido Independiente), López Mena negó estar vinculado al representante de Cosmo, Hernán Calvo, y les aseguró que no tenía nada que ver con el aval.

Luego, en noviembre, algunos dirigentes de la oposición se enteraron de que López Mena no solo había tenido que ver con ese aval de US$ 13,6 millones, sino que, además, había participado en una maniobra para sacarle las castañas de fuego al gobierno. También supieron que el empresario estaba siendo presionado por el mismo gobierno para que pagara el aval.

El empresario hizo saber de esas presiones a sus allegados. En ese momento, fue que dirigentes de la oposición se comunicaron con López Mena para decirle que no tolerarían que cediera a los pedidos del Poder Ejecutivo.

Le dijeron que ellos saldrían a cuestionarlo públicamente, a recordar que había mentido en aquellas reuniones y que estarían muy atentos a las prebendas que el gobierno pudiera otorgarle por ese favor de pagar el aval.

Luego de dar aquella versión que, en línea con el gobierno, intentaba ocultar los vínculos entre López Mena y Cosmo, el dueño de Buquebus terminó por reconocer que Calvo trabajó para él “por muchos años, hasta el 2009”, pero aseguró que desde entonces no tenía ninguna relación.

Esta semana el semanario Búsqueda informó de una serie de correos electrónicos que demuestran que Calvo Sánchez trabajó en la empresa al menos hasta abril de este año.
A medida que siguen apareciendo informaciones, que no solo dejan mal paradas a figuras del gobierno, sino que las comienzan a enfrentar por los disímiles testimonios que dieron ante la Justicia, desde el Ejecutivo se informó que en el entorno de Mujica molestó la información de El Observador acerca de las presiones que se ejerció sobre el empresario.
Dos fuentes del gobierno proporcionaron ese dato que fue luego confirmado por allegados al empresario naviero, los que señalaron que López Mena calificó el encuentro con el secretario de la Presidencia como “desagradable”.

La advertencia le generó tal molestia que llegó a pensar en la posibilidad de retirar sus negocios del país, dijeron las fuentes.
A medida que la situación política y judicial del presidente del Banco República y del ministro de Economía se complicaba, el nombre de López Mena empezó a ser agitado con fuerza por esos integrantes del gobierno.

Calloia dijo ante la Justicia que cuando Lorenzo lo llamó para flexibilizar las condiciones en que se daría el aval, se habló concretamente de Cosmo.

Sin embargo, Lorenzo niega este aspecto y sostiene que no sabía para quién sería el aval. Sin embargo, El Observador informó ayer que quince días antes de la subasta, López Mena y Lorenzo se reunieron en Punta del Este y allí el empresario le contó al ministro su estrategia que resultaría fallida: traer un socio y luego alquilarle los aviones.

Indagatoria judicial suspendida hasta febrero

La llegada de la feria judicial dentro de una semana (del 24 de diciembre al 1º de febrero) traerá paz al gobierno, que desde hace meses se ha visto involucrado en el otorgamiento del aval a la empresa española Cosmo, que ofertó por los aviones.

La Justicia de oficio decidió indagar ese trámite para saber si existió alguna irregularidad y si se trató de una estratagema con el fin de lograr vender o arrendar las aeronaves.

Esta semana la jueza de Crimen Organizado, Adriana de los Santos, y el fiscal Juan Gómez, esperan interrogar al representante de Cosmo, Hernán Calvo, al representante del Fideicomiso, Javier Liberman, y a un gerente del BROU que participó en el aval.

Luego, el expediente quedará congelado durante todo el receso de enero. Recién en febrero decidirán si citan a más implicados en el trámite o resuelven el caso.

Compartir – Redacción – El Observador – Políticas – 17.12.2012, 05:00

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s