Uruguay: Paciente demandará al MSP por aborto

Interrupción del embarazo. En el primer mes de vigencia de la ley, se practicaron unos 200 en hospitales y mutualistas. Una paciente de Las Piedras no pudo abortar y denuncia mala praxis

 Valeria Gil – El País digital – Compartir

En un mes se realizaron 200 abortos legales, lo que equivale a un tercio de los niños nacidos vivos en el Pereira Rossell. Una mujer que quiso interrumpir su embarazo al límite de las 12 semanas y no pudo demandará al MSP por mala praxis. Las cifras oficiales de interrupciones del embarazo fueron dadas a conocer ayer por el subsecretario de Salud Pública, Leonel Briozzo.En total hubo 200 abortos en el primer mes de implementación de la ley, tanto en el sector público como en el sistema mutual.

La cifra de abortos representa un tercio de los niños nacidos por mes en el Pereira Rossell, donde por año se registran aproximadamente 7.500 nacimientos. La cantidad de interrupciones del embarazo fue mayor en la salud privada que en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) y se produjo con más frecuencia en Montevideo que en el interior.

El hecho de que entre el 10% y 20% de las mujeres que consultaron en el Pereira Rossell decidieron mantener su embarazo “echa por tierra que esto es una ley proaborto como se dice”, señaló Briozzo en conferencia de prensa.

“Los datos internacionales demuestran que si se combinan la anticoncepción y planificación familiar y la educación en salud sexual se disminuye el número de abortos, que es lo que todos queremos”, ratificó.

En los debates parlamentarios, los legisladores posicionados a favor de la despenalización del aborto señalaban que en el país se producían 30.000 interrupciones por año. De continuar con el promedio actual al finalizar el 2013 se producirían 2.400 abortos legales.

El catedrático grado 5 Justo Alonso, dijo a El País que las estimaciones que se hacían eran “especulaciones” porque no se tenían cifras oficiales. Agregó que una investigación académica que realizó en el Pereira Rossell determinó que cada 100 embarazos se registraban 10 abortos. “Me parece que esta cifra de 200 va en coincidencia con esta investigación”, dijo.

El presidente de la Sociedad Ginecotocológica del Uruguay, Gustavo Ferreiro, dijo a El País que la cifra de 30.000 abortos que se manejaba “no tenía ningún fundamento real, porque era un supuesto”.

El profesor adjunto de la Clínica Ginecotocológica C (a la cual pertenece Briozzo), Francisco Cóppola, señaló a El País que el número de abortos registrados “es bajo”, en comparación a las estimaciones que se hacían a nivel político. “Estas cifras me llevan a pensar que las pacientes que venían a la policlínica de Salud Sexual y Reproductiva a consultar para asesorarse del aborto eran las más y no las menos como pensábamos”, acotó.

Caso Polémico. Laura Galván, una paciente del Hospital de Las Piedras, que consultó al límite de la edad gestacional permitida (12 semanas), no pudo realizarse el aborto porque le falló en dos oportunidades el misoprostol.

Cuando volvió al ginecólogo le comunicaron que no podían interrumpirle el embarazo por estar pasada de las 12 semanas. Briozzo indicó ayer que se investigará el caso, pero afirmó que “la ley no da lugar a dudas y si se pasan los plazos no se puede realizar. La mujer queda amparada por la ley de Salud Sexual y Reproductiva donde se le permite el asesoramiento previo al aborto para evitar las condiciones de riesgo”, dijo.

Galván informó a El País que presentará una denuncia penal en contra del Ministerio de Salud Pública (MSP) por mala praxis, por no haber recibido la medicación completa para poder efectuarse el aborto. En el Hospital de Las Piedras le recetaron misoprostol, pero no mifepristona, la cual debe ser administrada en forma previa.

“Les voy a entablar un juicio porque empezaron a aplicar la ley sin tener el personal informado. Me tendrían que haber explicado, porque para habilitar la ayuda tienen que contar con el personal capacitado. Conmigo falló porque recién se estaba importando la medicación”, explicó la paciente.

Según Alonso, las chances de que el embarazo no se interrumpa con la combinación del misoprostol y la mifepristona varían desde el 1% hasta el 2% de los casos.

Pero si se administra solo misoprostol la posibilidad de que el aborto no se produzca aumenta al 5%.

“Esto lo que evidencia una vez más es que el decreto reglamentario se sacó muy a las apuradas y que fue aprobado antes de que hubiera mifepristona.

El caso de esta señora es paradigmático de las fallas que tiene el decreto reglamentario y de que el sistema no está preparado; porque muchas mujeres se enteran del embarazo recién cuando están de 11 semanas”, explicó el catedrático.

En tanto, Ferreiro opinó que “quizás el hecho de no haber administrado mifepristona fue lo que alteró un poco la respuesta” en el caso de la mujer de Las Piedras.

“Me dicen que si el bebé sufrió un daño me enteraré cuando nazca”

“Estoy mal y en crisis desde hace varios días”, así describe su estado de ánimo la mujer que quiso interrumpir su embarazo pero no pudo porque le falló el misoprostol.

Laura Galván tiene 42 años, está casada y es madre de un hijo. Cuando se enteró que estaba embarazada, por su edad y su condición económica decidió, junto a su esposo, que no seguiría adelante con el embarazo. Hoy, después de haber fallado en su intento, afirma que el único apoyo que recibió de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) es un psicólogo.

“Me dijeron que no hay estudios para determinar si el feto está dañado. Para saber si tiene una malformación tengo que esperar un par de semanas y si tiene algo neurológico me enteraré cuando nazca”, contó Galván.

“Si me hubieran avisado el riesgo que podía correr el niño ni siquiera lo hago. Ahora se lavaron las manos. Lo único que me pidió la dirección del hospital es que no lo hiciera público por protección mía y del bebé”, dijo.

Polémica entre Briozzo y Alonso

Leonel Briozzo

Subsecretario de Salud

“Como docente no solo tengo el derecho, sino el deber de dar mis opiniones como catedrático. Las doy en ambientes académicos y no solamente como un derecho sino como un deber de acuerdo a la ley orgánica. La Universidad de la República es un ente plural donde se promueve la discusión en términos de respeto. Me siento muy cómodo para discutir el tema del aborto y me siento muy cómodo como subsecretario y como catedrático de ginecología”, dijo Briozzo en referencia a la polémica instalada por su planteo de justificar por escrito las objeciones de conciencia, para no practicar abortos.

Justo Alonso

Catedrático de Ginecología

“Es muy difícil separar a una persona de tal forma que diga que en determinado momento es profesor y en determinado momento actúa como subsecretario de Salud Pública. Lo que creo que no está bien, es que siendo subsecretario publique ese tipo de columnas como la que escribió. Creo que lo que él tendría que haber hecho es dar sus opiniones en el ámbito que corresponde, es decir en la órbita del Ministerio de Salud. Me parece que debería abstenerse de dar opiniones en el ámbito de la Universidad de la República”, le respondió ayer Alonso a su colega y subsecretario Leonel Briozzo.

Compartir – Valeria Gil – El País Digital – De acá – Sábado 12.01.2013 –  08:59

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s