Néchin, El pueblo belga donde se refugian Depardieu y otros millonarios

 Se llama Néchin. Está en la frontera con Francia, a una hora y media de París. Allí fijaron domicilio el actor y otros ricos franceses para pagar menos Impuestos.

 Idafe Martin – Diario Clarín – Compartir

Néchin es tan pobre que sólo tiene dinero. Apenas hay un bar –que sólo abre seis horas al día… ¡y cierra a las horas de la comida!–, una pequeña “friterie” –a los belgas, como a los franceses del noreste, les encantan las papas fritas–, una peluquería de señoras todavía con decoración de Navidad, cerrada un viernes al mediodía, y un taller mecánico que regenta Eric Gustin.

 Imágenes

 Bajo un cielo gris que amenaza nieve y cero grados, a un kilómetro y medio de la frontera francesa y anónimo hasta ahora, Néchin saltó a las tapas de la prensa del mundo cuando a fin de noviembre se supo que el actor francés Gerard Depardieu había comprado una casa para fijar su residencia en Bélgica y escapar del fisco francés.

Tras la victoria electoral del socialista François Hollande, Depardieu, que había apoyado en las elecciones al ex presidente Nicolas Sarkozy, contó que abandonaría Francia por el anuncio de Hollande de hacer que quienes ganan más de un millón de euros anuales paguen un 75% de impuestos.

La fuga fiscal de Depardieu, a quien hace dos semanas el presidente ruso Vladímir Putin concedió el pasaporte ruso, puso los focos sobre Néchin, donde desde hace dos décadas vive la acaudalada familia francesa Muillez, propietaria de la cadena de hipermercados Auchan y de la cadena de productos deportivos Decathlon, presente en media Europa.

En Néchin parece que el tiempo se paró hace muchas décadas. Sus oficialmente casi 2.000 habitantes son muchos menos en realidad, porque la mayoría vive y trabaja en el conurbano que une, al otro lado de la frontera, a Lille y Roubaix, o directamente en París, donde se llega en tren en apenas una hora y media.

En Néchin sólo tienen una residencia para justificar que no pagan impuestos en Francia. Según datos municipales, el 27% de los residentes en el pueblo son franceses.

El paisaje es más agrícola que urbano e incluso en el centro del pueblo, a pocos pasos de la iglesia, se encuentra una pequeña granja con varias vacas pastando aburridas. Apenas pasan autos, una señora mayor con una bolsa de plástico que contiene víveres no quiere hablar con Clarín: “Ustedes sólo vienen a molestar, la culpa es de los franceses por hacerle pagar tanto a ese hombre, que no ha matado a nadie”.

Y empieza a caer aguanieve, así que uno vuelve al taller mecánico, donde Gustin parece que tiene ganas de hablar.

“Aquí se aburren. Esas señoras ricas acostumbradas a la buena vida aquí no hacen más que mirar la televisión. Al poco tiempo están hartas y quieren volver a París. Por eso en realidad muchos de estos ricos pasan la mayor parte del tiempo en Francia, aunque legalmente residan aquí”. A pesar de lo que dice Gustin, hay gente capaz de lo que sea, hasta de venir a vivir aquí, con tal de burlar al fisco.

Pero tampoco molestan, dice Gustin: “es gente discreta, no hacen ostentación de su dinero y algo de negocio dejan, yo tengo algún cliente francés”.

Justo enfrente del taller está la casa que, según todos dicen aquí, habría comprado Depardieu por 800.000 euros. Quien se la vendió hizo el negocio del siglo. Siendo generosos, vale la tercera parte.

Nadie contesta a la puerta, no hay luces ni señales de vida. “No te molestes, en esa casa hace años que no vive nadie”, grita desde el otro lado de la calle un Gustin que parece que se aburre mucho.

“Depardieu vino un día y no ha vuelto, debe estar con Putin, ¿no?”.

Los primeros en llegar fueron los Muillez, a principios de los 80 y cargando con una fortuna de 10.000 millones de euros, justo después de que el presidente socialista François Mitterrand aprobara en 1981 el Impuesto de Solidaridad para las Fortunas.

El diario Le Monde cuenta que lo pagan algo más de medio millón de franceses y que el fisco consigue recaudar casi 5.000 millones de euros anuales, una cifra significativa en tiempos de recortes y cuando Francia tiene que rebajar este año su déficit público del 4,5% al 3%.

Bélgica no es un paraíso fiscal y muchos belgas se sorprenden de que los ricos franceses se trasladen al otro lado de la frontera. Porque los belgas pagan más que los franceses por el impuesto sobre los ingresos del trabajo, pero –y aquí está la principal razón de la fuga fiscal– Bélgica sólo tasa con un 7% las donaciones y Francia lo hace hasta el 60% en el caso de grandes fortunas.

El humorista belga Geluck ironizaba en diciembre, dándole la vuelta a un eslogan contrario a la inmigración: “No podemos acoger toda la riqueza del mundo”. El alcalde de Estaimpuis –ayuntamiento al que pertenece Néchin–, Daniel Senesael, escribió en su cuenta de Twitter: “de acuerdo en que Gérard Depardieu venga a vivir a Néchin! Si rueda otro “Astérix y Obélix”, yo quiero darle la réplica”.

Depardieu es el mascarón de proa, pero hay más. La Justicia belga anunció el viernes que por ahora denegará la nacionalidad a Bernard Arnault, presidente del grupo de lujo LVMH, con marcas como Louis Vuitton, Möet Chandon, Givenchy, Donna Karan, Christian Dior, Hublot o Bulgari.

Arnault es la primera fortuna francesa y cuarta mundial con 41.000 millones de dólares según la revista Forbes.

La Justicia belga también dijo que investigará las actividades de sus empresas en Bélgica, de las que sospecha que son meras empresas “pantalla” destinadas a evadir impuestos.

El diario belga La Libre Belgique contaba en diciembre que hay casi medio millar de franceses en la lista de espera para recibir la nacionalidad belga.

En Bélgica ya viven otras fortunas francesas, como la familia Pollet –de la cadena de ropa La Redoute–, Jacques Badin –Carrefour–, Philippe Hersant –editor del diario “Le Figaro” y otros medios–, o los actores Daniel Auteuil y Emmanuelle Béart.

Compartir – Idafe Martin – Néchin – Bélgica – Enviado – Diario Clarín – 14/01/13

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s