Uruguay Viviendo en un estado “democrático” y moribundo

Textos, Notas y Comentarios desde la Ciudad de la Costa (Uruguay)

por enrique cuadrado gambardella
Semana del 17.06 al 23.06.2013 – nº 014

Viviendo en un estado “democrático” y moribundo

El temor de burgueses y oligarcas por las “paseatas” en Brasil y las posibilidades de que las mismas se trasladen para este lado de la frontera, ha quitado el sueño de muchos, que han vuelto a mirar debajo de la cama para convencerse que no hay ningún comunista allí, que pueda interferir en los suyos…
¡Que situaciónn señores!
Los pueblos están cansados de la incompetencia de sus políticos. De sus promesas incumplidas y la escasa transparencia de sus actitudes. Habitualmente, es imposible tener un encuentro tête a tête con un político, después de ser elegido. El político tiene bien claro que cualquier intento de aproximación, ajeno a sus familiares, a sus amigotes o a sus seres queridos, (amantes incluidos), entraña graves peligros para sus máximas jerarquías, que pueden ver en la ocasión, una forma de “cortase solo”.
Porque lo que mas quieren ellos, es tener todo el tiempo disponible para acudir a algún llamado desde los mas altos escalones; recibir algún inversor extranjero en su despacho para arreglar y hacerle “el lobby” junto a sus colegas, o quedarse quieto en su lugar, atento para no perderse una plaza en el próximo viaje al exterior, con viáticos pagos, y comes y bebes por cuenta del anfitrión.
En los años que llevamos de vida, este escenario no cambió. En otras oportunidades, pudimos asistir al momento, en que los pueblos agotados de tanta sordera oficial e ignorancia, se lanzaron a la calle para manifestar su protesta.
La gente en la calle crea un cierto malestar en los políticos y sus cómplices, hace que se pongan nerviosos y pasen a pronosticar finales apocalípticos.
Seguro que, antes de llegar al desespero, el “poder constituido” ordena a las fuerzas antidisturbios, y otras patotas rentadas (junto con las fuerzas de choque de algún sector leal), salir al cruce y evitar el caos, los destrozos y los daños “aún por venir”.
Todo ello sucede en un estado “democrático” y moribundo, que de acuerdo a lo que se puede apreciar… insiste en proteger a los mismos, (ricos), sin dejar de cacarear su preocupación por los mas perjudicados o desamparados, (pobres).
En nuestro caso, (Uruguay), las autoridades han intentado explicar la imposibilidad de aumentar los salarios  de los trabajadores de la educación, de la salud y del estado entre otros, casi parando al país después de manipular durante el período de gobierno, todas las reclamaciones y convenios, con la ayuda de “los vitalicios de la central obrera”, (Pitceneté).
¡Pues sí! El gobierno argumenta que no tiene dinero y no debe tenerlo mismo después de derrocharlo a manos llenas con celebraciones por cualquier motivo o, (fuera de fechas como el Bicentenario), y viajes por el mundo con nutridas comitivas, (con representantes del Pitceneté y enviados de prensa sumisos, incluidos).
Hasta que punto el gobernante uruguayo tiene derecho a llorar miseria, cuando mantiene casi una docena de embajadores itinerantes que aparentemente no hacen otra cosa que rascarse el ombligo.
Cabe también preguntarnos: ¿A que tipo de actividad están dedicados los actuales embajadores (muchos de ellos designados por el anterior y el actual gobierno de la república), provenientes del ministerio de relaciones exteriores? ¿Cuanto se ha derrochado y aún se sigue tirando por la ventana, en un país que tiene “complejos de Primer Mundo” y vive en condiciones de “republiqueta” en vías de desarrollo, y perteneciente al tercer mundo.
Hay una enormidad de cargos de confianza que, según denuncias, ultrapasan los 40 millones de dólares, en tanto la gestión del gobierno suele ser de pésima a mala. Hay otro episodio que al principio costaría otros 40 y tantos millones, entre Antel y la intendencia de Montevideo que, como toda obra al final podría presentar un costo mayor, como ha sucedido y sucede, con otras obras públicas del estado.
Eliminando o controlando esos desmanes de gastar  a piaccere, los políticos podrían lamentarse menos y mejorar el día a día de los uruguayos. Y los (políticos) que actúan en la economía del país, deberían reclamar menos por las exigencias de los trabajadores y poner el ojo en la (des) administración del presidente, que no ha cerrado su agenda y sigue programando viajes al exterior, para pasear su pinta  y “charlatanear”.
En fin… está claro que quienes detentan el poder, en este caso citado, o no saben gastar, o no saben repartir… y naturalmente no sirven para guiar nuestros destinos.
En nuestro país, hay algunos infelices que se autodenominan anarquistas, socialistas o de izquierda; falacia que solo ayuda a aumentar la confusión reinante, al desconocer en la práctica los principios libertarios, y socialistas.
Un ejemplo de esto puede ser el presidente Mujica, que protege a los militares, se codea con la burguesía internacional, y participa del “besa-manos” del nuevo papa.
Cuando la tropa de choque interrumpe el paso de los manifestantes, ignorando el derecho de estos, simplificado en la libertad de “ir y venir”, consagrado en la constitución; ahí da comienza un “tira y afloje” entre los protagonistas de un lado y del otro.
Hasta que, la violencia policial, verdadera muralla de gobernantes, oligarcas y otros alcahuetes o cómplices del poder, es respondida por los “soberanos”.
¡Bué! “Soberanos” era apenas para serlo y no solo para decirlo y no practicarlo. Infelizmente con el paso del tiempo, el individuo que fue reconocido como ciudadano, en 1789 a finales del siglo XVIII, se transformó paulatinamente en “usuario”, “contribuyente”, “consumidor” y últimamente “cliente”. (ecg)

https://lascotidianasdeenrique.wordpress.com

Anuncios

Montevideo que lindo te veo…

Textos, Notas y Comentarios desde la Ciudad de la Costa (Uruguay)

por enrique cuadrado gambardella
Semana del 03.06 al 09.06.2013 – Nº 012

Montevideo que lindo te veo…

Fuentes de la inteligencia policial (nivel de cuarto año de Primaria) insinuaron a la prensa adicta; no por razones ideológicas, mas bien para hacer un buen papel ya que no embocan una, que habrían sido los militantes de Plenaria Memoria y Justicia, Asamblea Popular y escindidos del MPP y PCU quienes habrían infiltrado los festejos del manya, durante la madrugada del pasado miércoles 5.
Algunos desatenciosos, comunicadores, jerarcas del gobierno, miembros de la oposición y otros bocabiertas, que no faltan en ninguna sociedad del primer mundo, hicieron el coro y finalmente quedó instalada en parte del imaginario popular, la versión de que los radicales violentos (que no llaman de izquierda, porque se consideran apenas ellos mismos como siendo la izquierda), habrían empañado la conmemoración de un nuevo triunfo deportivo aurinegro.
Estiman que un grupo de 280 o 300 personas participó en forma organizada de los disturbios y provocó daños y destrozos. Y que mismo antes de terminar el partido ya se estaban reuniendo en la Plaza, preparándose para el ataque que vendría minutos después.
No se pensó ni por un instante en que podrían ser vecinos del Cordón Centro y Ciudad Vieja, que sin poder ir al estadio, prefirieron acompañar los festejos en la principal avenida, como se ha hecho a través de los años, sin importar el ganador.
Son grupos radicales en cuanto al uso de la violencia, violentos, pero no puedo decir qué grupos”, expresó el ministro del Interior, “Lento” Bonomi, intentando relacionar la pedrea al Palacio de Justicia con la invasión de la sede de la Corte, cuando esta “terminó con la existencia de los crímenes de la dictadura” en un acto despótico.
Además, se hizo pública la noticia se habría registrado un ataque a la embajada de Estados Unidos, hecho desmentido por la propia embajada el viernes 7.
Fuentes del Ministerio del Interior, establecieron que todos esos elementos reforzaban la teoría sobre la participación de grupos radicales en los incidentes.
No falto ni siquiera el saqueo de una casa de electrodomésticos o el incendio de un humilde quiosco de venta de diarios.
La dirigente del grupo Plenaria Memoria y Justicia, Irma Leites, aludida anunció que denunciará al ministro Bonomi y al director nacional de Policía, Julio Guarteche, por acoso y persecución política. Y agregó que “estaban ensuciando la cancha y ostentando un prejuicio claro contra la defensa de los derechos humanos”.
Asamblea Popular, organizó una conferencia de prensa para deslindar responsabilidades y el viernes su candidato para las elecciones del próximo año, Gonzalo Abella, en el programa “Esta boca es mía” dejó bien claro, lo que se dijo en la misma.
Vea aquí video de la conferencia: https://www.youtube.com/watch?v=Mzlq9QNHN4k&feature=youtu.be
Pero como toda esta puesta en escena al parecer no dejo conformes a todos, para no perder el viaje, aprovecharon para extender la vinculación de lo acontecido con: “fogoneros”, el movimiento revolucionario oriental y una cierta Coordinadora Artiguista de Liberación 71. Me rechina el fato de que no haya habido volanteadas, pintadas, grafitis, bombas de alquitrán o cócteles molotov en la oportunidad, ni rostros tapados. Teniendo en cuenta que de estos últimos, (los dos primeros), habitualmente no se han caracterizado por actuar como nenes de pecho. (ecg)

Progresismo restaura macarthysmo
La Inteligencia Policial, (nivel de cuarto año de Primaria), viene estudiando desde la acción de los anarquistas (el siglo pasado), los movimientos y las actividades de varios grupos que, con posiciones de izquierda actúan en diferentes ámbitos de la sociedad.
La policía, el gobierno, alguna prensa y la derecha, (oficial y/u opositora) prefieren denominarla como ultra izquierda.
Las razones se deben a que los mismos se declaran antiimperialistas, se comportan como enemigos  del frente progresista y son reacios a aceptar la central sindical, Pitceneté, como parte de la izquierda.
Los operativos policiales tienen en cuenta la eventual presencia de estos radicales, infiltrados y preparados con piedras o bombas molotov para provocar destrozos.
Según las autoridades, y/o el vocero de las mismas, la coordinadora por la construcción de la Unidad Popular seria la cara más visible de los grupos políticos de izquierda.
En ella confluirían Asamblea Popular, Comuna, Movimiento 26 de Marzo, Movimiento Revolucionario Oriental, Partido Comunista Revolucionario, Avanzar, Agrupación ProUNIR, Partido Bolchevique del Uruguay, Refundación Comunista, Movimiento en Defensa de los Jubilados, Partido Humanista, Intransigencia Socialista, Movimiento Revolucionario Artiguista, Partido Obrero y Campesino del Uruguay.
Organizaciones que ya tienen candidato a Presidente y vice, para las próximas elecciones. Pero los detractores de la izquierda aprovechan
y rematan su “caza de brujas”, agregando que se trata de una compleja red de grupos que comparten su oposición a la izquierda tradicional encarnada en el Frente Amplio y ven con desprecio al denominado “progresismo”. ¡Falso! El Frente Amplio que estuvo el período anterior y el que esta en el actual, no tienen nada que ver con la izquierda tradicional, bien entendida.
Y no se trata de dialéctica, basta acompañar los hechos de los que están en el poder y acompañar sus relaciones…
Por mi parte no descarto que se hubiera tratado de una provocación desde dentro del mismísimo gobierno para amedrentar, la protesta que se perfila en los próximos tiempos. A pesar de los desmanes no hubo represión desmedida como otras veces. Los detenidos fueron liberados por la justicia a las pocas horas. En tiempos de blancos y colorados existieron bandas de peleadores callejeros, pagos por los gobiernos de turno, para infiltrarse en las muchedumbres y cometer tropelías. En la actualidad, era el propio ministerio del interior quien repartía entradas para el fútbol a los “barra bravas”. No era ni la AUF, ni los clubes. Y… me pregunto ¿si esa relación no podría haber derivado en algo más intimo; como pedirle una “mano a los muchachos”, para colaborar con el gobierno en un momento difícil, a cambio de algún tipo de “protección” y con el antecedente de haber colaborado en el pasado con las entradas al fútbol? (ecg)

La protesta y la violencia
Otras sociedades, (gobiernos y/u otros grupos políticos), de aquí, de allá o de mas allá. Tradicionales y no tanto. Identificados como democráticos, progresistas, o populares. De la derecha, del centro o de la izquierda; ya han recurrido a las bandas pretorianas reclutadas en barrios pobres de la periferia, para “calmar los ánimos” de la población… Cuando esta resuelve salir en manifestación por calles y avenidas, expresando su vocación libertaria y su desencanto, sin percibir que está siendo infiltrada por esbirros del poder, que no raro, serán quienes darán inicio a los incidentes para dar comienzo a la represión. (ecg)

La administración de servicios de salud
Lo que se ha dado en llamar e identificar como asse, (administración de servicios de salud del estado), habría iniciado en las últimas horas la investigación para averiguar la ocurrencia de fallas u omisiones en la aplicación del protocolo recomendado para la atención de parturientas en fecha, relacionado con la perdida de  su bebé a una joven de 22 años de los alrededores de la ciudad de Paso de los Toros
La gerente general de la entidad, Alicia Ferreira, (anteriormente era Director Técnico), fue la encargada de dar las declaraciones a la prensa oral y escrita, y por algunas horas dio muestras de su incompetencia al negar cualquier información, omitir datos sobre lo sucedido y torcer las respuestas con un largo palabrerío vano e inconsistente.
La señora Alicia Ferreira, tartamudea, atropella las palabras, se contradice, desvía del tema y se impone alzando la voz ante el interlocutor… convirtiendo el diálogo en un monólogo. Esto sucedió el miércoles 5 y el viernes 7 del corriente mes.
Pasó unos 20 minutos el miércoles 5, en un espacio mañanero de la Sarandí. El viernes 7, volvió a atender la misma emisora pero para otro programa matutino y sucedió lo mismo, en tiempo y pretextos.
En esos momentos, circulaba una versión hecha pública por el representante y vocero de los usuarios de que un anestesista que no sería el titular sino un colega de aquel, habría demorado más de seis horas en llegar al hospital. (ecg)

El plan Juntos no “funka”

El Plan Juntos, uno de los sueños recurrentes en las siestas del primer mandatario en Anchorena, no despegó, (igual que los bombardier), y otros asuntos. Entre ellos el perfeccionamiento del sistema nacional de salud. La mejora de la educación otra de las promesas de los primeros días, bajo el slogan de “estudiar, estudiar y otra vez estudiar”; en que los espectadores (y soberanos electores), aplaudían todo sin cuestionar nada nadita.
Tres años más tarde en la interna del propio frente progresista existen dudas en cuanto a los logros alcanzados y/o por alcanzar en lo que resta de este período de gobierno.
Se estima que unas dos mil familias fueron beneficiadas en todo el país, en tanto que se había estimado al momento de hacer público el referido plan, que la meta fijada era de 15 mil familias.
Actualmente el plan tiene un presupuesto anual de 10 millones de dólares y emplea unas 100 personas entre arquitectos, asistentes sociales y capataces, fuera otros colaboradores. ¡Un verdadero desastre en términos de productividad! (ecg)

Las voces de la Radio
El conocimiento de algunos comunicadores expresado ante un micrófono que lleva sus voces a un público heterogéneo y no siempre bien informado, que mas tarde podrá servir de “lei motiv” para filosofar y beber unas que otras, en el boliche de barrio; no es solo una triste realidad… sino también una barbaridad.

Gerardo Sotelo
Día de estos, me corrió un frio por el espinazo cuando escuché al señor Sotelo, (un mixto de locutor, columnista de prensa, cara visible de mensajes publicitarios de productos financieros en teve, payaso de stand up, junto con otros dos oportunistas e insoportables, como Gorsky y Abdala), por radio Sarandí el pasado 22 de mayo a las 08h40, acotar en entrevista con Jorge Zabalza, que había mencionado a Enrique Erro…
-¡Ah! Sí, Enrique Erro, del frente amplio
Siendo casi salvado por la irrupción intempestiva de Ponce de León, que con acierto corrigió: “de la Unidad Popular”. (ecg)

Julio Rios
Julio Ríos, el pasado viernes 7 junio en el programa de la l410 “Las voces del fútbol”, estaba medio alborotado saludando encantado la iniciativa del Papa Francisco (que además de papa, es porteño), porque este manifestara que “el presidente uruguayo era un sabio” en ocasión del “besamano” en que estuvo presente el mandatario. Y queriendo aportar algo más a los dichos y a la figura se aventuró a decir que “el presidente Mujica, (palabra más palabra menos), le había enseñado a los uruguayos que el poder también se podía alcanzar sin apelar a la revolución, en forma democrática”. Como si antes los partidos tradicionales, y las sucesivas generaciones a partir de los inicios del siglo XX, se hubieran omitido de tales practicas republicanas. (ecg)

Ignacio Álvarez
Ignacio “el pibe de la curia” Álvarez, insiste en prejuzgar sobre la violencia y sus actores de la pasada semana, en medio de los festejos de parciales y simpatizantes de Peñarol.
Como al descuido insiste en que el microondas, que fue arrojado por los manifestantes contra un ventanal del llamado Palacio de Justicia o de los tribunales (ex Onda), habría sido robado de un comercio próximo; aunque ya se aclaró, que fue hurtado de la casilla de los serenos de la Plaza.
Insiste en que fue arrojado contra el edificio de la corte y no fue así.
Como al descuido el muchacho va haciendo la parte que le corresponde, a su manera. Detalle que revela como se van torciendo las cosas en este país.
Nada de más. Apenas parte de un episodio mal contado, en el pasaje que alguien bautizó (imagino que jocosamente) como pasaje de los derechos humanos, un espacio de 10 o 12 metros por 5, que va desde la fuente de la Plaza de Cagancha, hasta la calle San José, llena de símbolos masónicos donde el soberano no puede llegar porque llaman a la policia. (ecg)

https://lascotidianasdeenrique.wordpress.com

Uruguay El hombre de la “muralla” y la dictadura

Textos, Notas y Comentarios desde la Ciudad de la Costa (Uruguay)

por enrique cuadrado gambardella
Semana del 27.05 al 02.06.2013 – Nº 011

Se cayó la muralla

Tuvo que llegar a la capital del País el jefe para América del Sur de la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, el italiano Amerigo Incalcaterra, para que el intratable, déspota, cachetudo y soberbio miembro y presidente de la corte suprema, bajara de sus tacos altos y se dispusiera a apartarse de los casos relacionados con  las violaciones de los derechos humanos, cometidos por militares y civiles durante la dictadura.
En el intento por apartarse, mencionó la delicadeza y el decoro y manifestó sentirse sospechado y acusado de prácticas inadmisibles al intentar tirar la basura recogida, debajo de la alfombra y hacerse el distraído.
El antedicho, que ya estuvo a un “triz” de ser denunciado por “ojos y oídos” del Sunca, (afiliado al Pitceneté), por causa de su falta de habilitación, para construir muros y/o levantar murallas, bajo cualquier pretexto, realizó una meteórica carrera y pasajes de grados varios durante los años de la dictadura, como lo informa mas abajo el “sabueso” Walter Pernas, (Brecha), en artículo del 22.04.2013, republicado en la web del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP)
Mientras tanto, el italiano Incalcaterra, afirmó antes de volver, que el fallo de inconstitucional de la ley interpretativa de la Caducidad genera “impunidad” y alertó que Uruguay se expone a sanciones internacionales. (ecg)

El hombre de la “muralla” y la dictadura

Egresado de la Facultad de Derecho el 15 de octubre de 1975, Jorge Ruibal Pino, tardó menos de dos años en obtener un puesto como fiscal letrado del departamento de Rivera, el 21 de setiembre de 1977, en plena dictadura militar.
por Walter Pernas (Brecha).
Menos de un año después, el 29 de agosto de 1978, lo ascendieron a la Fiscalía Letrada Departamental de Carmelo.
Eran tiempos en que solían aparecer cadáveres en las costas colonienses: cuerpos de detenidos desaparecidos arrojados al mar desde aviones militares. A tres semanas de haber desempacado en su nueva oficina, llegó el aviso: el señor Emilio Diez caminaba a las ocho de la mañana por la costa del Parador Punta Gorda, en Nueva Palmira, donde las aguas del río Uruguay se juntan con las del Río de la Plata, cuando encontró un cuerpo tendido en la arena, boca abajo.
Era un hombre de piel “blanca”, de entre “20 y 30 años” de edad, con “cabello negro, barba y bigote”; medía 1.75 centímetros y pesaba unos 70 quilos. Vestía “escarpines color bordó, botas de gamuza marrón, camisa blanca, manga corta, pantalón de tela jean azul, malla de baño negra y buzo de lana rojo con guardas blancas en los puños, cintura y cuello. (…) Al examen externo no presenta ningún signo de violencia”, según el informe del forense Edel Bocagi.
De acuerdo a este documento, el cuerpo se encontraba en “avanzado estado de descomposición”, con un tiempo de muerte aproximado de “siete días”. Causa de muerte, según la autopsia: “Asfixia por inmersión”.
Con datos como éstos una Fiscalía letrada departamental tiene el deber de promover una investigación, sobre todo cuando se habían encontrando ya siete cadáveres en circunstancias similares entre octubre de 1975 y setiembre de 1976. Pero Ruibal Pino no movió un dedo, ni renunció a su cargo al ver que la justicia archivaba el caso sin más trámite.
El cuerpo fue inhumado el mismo 20 de setiembre, en la fosa 72/78 del cementerio local, tras la autorización del juez letrado de primera instancia de Carmelo, Eduardo Artecona. Todavía es un muerto nn (“ningún nombre”), que pide ser identificado desde la época en que Ruibal Pino era un joven fiscal de Carmelo. El magistrado tenía 33 años y toda una carrera por delante.
POR UNANIMIDAD. Menos de un año después, en agosto de 1979, Fernando Bayardo Bengoa (ex fiscal de Corte nombrado a influjo de Jorge Pacheco Areco en 1971, y para entonces titular del Ministerio de Justicia de la dictadura), consideró que Ruibal podía ser un buen juez en el marco del proceso militar. Por ello, le ofreció salir del Ministerio Público y pasar al Poder Judicial como titular de la sede letrada de la ciudad de Colonia, donde era necesario estar alerta por la nueva aparición de cuerpos en el agua, y mantener aquellos expedientes cerrados, sin posibilidades de ser investigados a fin de determinar que se trataba de casos de detenidos desaparecidos.
Ruibal pudo haber intentado reabrir alguno de esos expedientes, investigar los asuntos, tratar de identificar los cadáveres, perseguir a los responsables de los crímenes y sancionarlos. A su favor podrá decirse que en esa época autoritaria habría sido imposible asumir ese papel, pero entonces hay que preguntarse cuál es el rol de un juez sino el de impartir justicia, velar por las garantías de las víctimas, y en todo caso, no ser cómplice de un aparato de poder que cercena el derecho de las personas al punto de ocultar tan graves crímenes cometidos en forma sistemática. Era más cómodo no contradecir el burdo argumento del gobierno militar que en los medios aparecía refiriéndose a cuerpos de personas asiáticas, provenientes de barcos pesqueros en alta mar. El hecho de que algunos aparecieran maniatados, atados de pies y manos con alambres, y con reales signos de violencia previa a la caída al mar no suponía méritos suficientes para indagar, fueran uruguayos, argentinos, chinos o de cualquier otra nacionalidad.
Ruibal se pudo haber retirado del sistema y denunciar estos casos en tribunales internacionales –algunos miembros del Estado siguieron ese camino–, o al menos evitar ser parte del entramado de ocultamiento dispuesto por la dictadura. Pero optó por seguir haciendo carrera, y unos meses después, en 1980, ya era juez letrado de Maldonado, en cuyas costas también habían aparecido cadáveres, que siguieron como nn cuando Ruibal ejerció en esa sede. No estuvo mucho tiempo allí, pues en 1981, consolidando su meteórico ascenso, fue nombrado juez penal de Montevideo, su ciudad natal. El sillón “presidencial”, que estaba en manos del civil Aparicio Méndez, sería ocupado entonces por el general Gregorio Álvarez, que se negaba a entregar el poder a pesar de que un plebiscito había truncado las aspiraciones de perpetuar la dictadura. Ruibal continuó su carrera como juez de la capital y en su sede había casos de desaparecidos; uno de éstos era el expediente del maestro y periodista Julio Castro, detenido por las fuerzas represivas en 1977.
Con el retorno a la democracia, la familia de Castro se presentó, el 28 de junio de 1985, ante el Poder Judicial para reclamar por la búsqueda del maestro, el esclarecimiento del caso y el procesamiento de los responsables. Pero Ruibal hizo caso omiso a los requerimientos aun cuando la contienda de competencia por asuntos de esta índole determinó que correspondía a la justicia civil, y no a la militar, encargarse de las investigaciones. Los expedientes judiciales por violaciones a los derechos humanos se truncaron con la ley de caducidad de diciembre de 1986. La familia de Castro pidió, en junio de 1987, saber de manera oficial por qué el caso del maestro quedaba comprendido en la ley de caducidad. Ruibal tardó dos años en elevar los antecedentes del caso al Poder Ejecutivo, en cumplimiento de la ley que dejaba en manos del gobierno las potestades del Poder Judicial. Y con firma del entonces presidente Julio María Sanguinetti, el 5 de setiembre de 1989, se decretó que el caso de Julio Castro quedaba comprendido en la protección de criminales que suponía aquella ley de caducidad.
Ruibal fue trasladado ese año a un juzgado civil, y en 1991 ascendió a ministro del Tribunal de Apelaciones en lo Civil. Ejerció en esa materia durante siete años. En 1998 pasó a un tribunal de apelaciones penal, y el 20 de marzo de 2007 la Asamblea General lo designó, por unanimidad –con 96 votos– ministro de la Suprema Corte de Justicia (scj).
Hoy, a dos años de retirarse por razones de edad –el 6 de junio de 2015–,* ocupa el cargo de presidente de un supremo tribunal que, según sus propias palabras, se eleva como una “muralla” –de la que también hizo partícipes a los ministros Jorge Chediak, Julio César Chalar y Jorge Larrieux– ante quienes pretendan investigar y encarcelar a los criminales de lesa humanidad.
* Los ministros de la scj pueden permanecer en sus cargos durante un máximo de diez años o hasta cumplir los 70 años de edad.
Publicado por admin en 22/04/13 a 5:26 pm
Partido Por la Victoria del Pueblo

Mujica en viaje de engaña pichanga

Después de llorar la milonga ante los gobernantes chinos de la República Popular y llenar varias valijas de promesas correspondientes a otros tantos emprendimientos “casi” acertados, (quien sabe a cambio de cuantos beneficios y de que privilegios). Después de solidarizarse con el pueblo chino por las peripecias sufridas por estos cuando eran “colonia”, el más artero de los hombrecitos se fue a la puta madre patria, cuna del colonialismo mas criminal y genocida; y allí repitió para quien lo quisiera oír, lo mismo que algunas horas antes, había hecho con el gobierno y los industriales chinos.
Hasta ahí el más “vivo” de todos, andaba cansado, pero se sentía exultante, ganador, y otras cosas más. Por eso no se contuvo y largó en uno de sus encuentros que el era un ex guerrillero que se disponía a colaborar con el empresariado del reino Borbón para acordar nuevos negocios, con la advertencia que si ellos no tomaban el buque, los chinos estaban a fin de embarcarse sin tardanza. Cabe destacar que la viveza criolla, la inventaron allí mismo, otros. (ecg)

TCA Negocios públicos IV

Finalmente, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA), resolvió aceptar la contienda de competencia interpuesta a iniciativa del edil de la oposición capitalina Flavio Beltrán, para determinar si el convenio entre la IMM y la empresa de los uruguayos Antel, relativo a la construcción del  Antel Arena (ex cilindro) requeriría una mayoría especial, para su aprobación en la Junta Departamental.
Beltrán dijo que se deberán explicar los motivos por los cuales se aprobó la inversión de Antel con una mayoría simple de 16 votos; y no con la mayoría especial de 21, exigida en estas ocasiones, puesto que se trata de un derecho de usufructo, y no de uso.
El edil montevideano apeló al artículo 313 de la Constitución, que autoriza al Tribunal de lo Contencioso a “entender en las contiendas o diferencias que se produzcan entre los miembros de las juntas departamentales, directorios o consejos de los entes autónomos o servicios descentralizados, siempre que no hayan podido ser resueltas por el procedimiento normal de la formación de la voluntad del órgano”. (ecg)

Negocios públicos V

De acuerdo con trascendidos, el Mides de Olesker ya habría sufrido varias observaciones del TCR por contratos que el ministerio tiene con la ong Centro de Participación Popular (CPP) cuya y cualquier vinculación con el mpp, no hace mas que comprobar, la manga de nabos, que integran diferentes reparticiones de este gobierno.
La CPP tiene a su cargo algo así como 400 personas y trabaja en 35 programas con otras instituciones estatales y acapara un 70% de las del Mides
En noviembre de 2012 el Tribunal de Cuentas observó al Mides por la contratación directa por US$ 900.000 de la asociación Centro de Participación Popular porque “la gran mayoría de sus integrantes técnicos” eran funcionarios del Ministerio.
El Tribunal de Cuentas observó una compra directa  que pretendió  realizar el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) al descubrir que la gran mayoría de los técnicos de la ONG que serían contratados serían funcionarios de la propia cartera.
Se trataba de un contrato con la asociación civil Centro de Participación Popular (CPP) por el plazo de un año, para trabajar en planes sociales. Entretanto, el Tocaf define como un impedimento el ser funcionario público, para poder generar una nueva contratación con el Estado. (ecg)

Colonízame, colonizador

A la señora Mónica Xavier, se la puede reconocer actualmente, como la figura con mejor juego de cintura, y dominio de malabares, en la interna del frente progresista. Recientemente, salió a público a desmentir los dichos del presidente que nunca trabajo de nada y en nada en toda su vida; pero que igual se tomó la libertad, (tal vez además de algunas copas), de definir a los uruguayos como “medio atorrantes, a los que no nos gusta tanto trabajar, y donde nadie se muere por exceso de trabajo”. Y para remachar agregó para confundir aún más las neuronas de los ibéricos que (en tercera persona del singular), el Uruguay “no es un país corrupto, agregando (en la primera persona del plural) que “somos un país decente”. Yo me inclinaría por decir que nada es tan absoluto, ni definitivo como dice el presidente y defiende la señora presidenta del frente progresista. Entre otras cosas, en la presente gira se solidarizó con los chinos por las peripecias sufridas durante el período colonial, allá, comparándolo con lo ocurrido acá. Después se tomó un avión para viajar hasta la península ibérica y se tiró a los brazos de los colonialistas, que aparentemente o no se dieron cuenta que terminó aquella época, o siguen haciéndose los bobos. (ecg)

Otra vez Bonomi

Después del “bajón” experimentado, por el “que se vaya”, coreado por los vecinos de Carrasco, “lento” Bonomi volvió a las andadas… o sea a descalificar cualquier información que vaya en desmedro de la institución que encabeza de favor; ya que si tuviera que dar concurso para ingresar a un empleo, solo podría (por las dotes intelectuales puestas de manifiesto), aspirar a un empleo de “guarda barreras”, en desuso. Esta vez el blanco fue el comisionado parlamentario que se atrevió a afirmar que los “engayolados” en nuestras cárceles ya habrían superado la cifra de diez mil.
Con un poco de mal humor, descalificó el informe de Álvaro Garcé, empecinado en que los datos eran viejos, y correspondía al año 2012. Refutó la cantidad difundida por aquel sobre el número de diez mil y sin dar los fundamentos aseguró que la cifra oficial era de 9919. Y ya embalado, (hay que ver como se pone cuando embala), se puso a destruir todo el andamiaje del hacinamiento carcelario, armado por el comisionado. Primero manifestó que tal situación no alcanzó un punto crítico como manifestó aquel y que el hacinamiento aún es tolerable. Y luego argumentó con datos de una libretita, que el nivel de hacinamiento, apenas supera en un 10% el nivel tolerable que puede llegar hasta el 120%. Y que solo se puede calificar de crítico cuando llega a los 150%. Cerrá y vamos… (ecg)

La frase de la semana

Fue del presidente José Mujica en el discurso ante un puñado de residentes uruguayos en Madrid, refiriéndose a la suba de dólar registrada en los últimos días.
“El dólar subió como $ 1,50 mientras estábamos acá en España. ¿Y qué pasó? ¡No tengo la más puta idea de qué pasó! Pasó sencillamente que la economía en el mundo es una timba, y son tantas las variables que habría que ser mago para poderlas averiguar” (…)

https://lascotidianasdeenrique.wordpress.com