Uruguay: Los educadores y los maleducados…

lascotidianasdeenrique
Textos, Notas y Comentarios desde la Ciudad de la Costa (Uruguay)

por enrique cuadrado gambardella
Semana del 08.07 al 14.07.2013 – nº 016

En mis setenta y tres años de vida,  pocas veces he visto algo tan sublime,
como un pueblo marchando en la calle, reivindicando sus derechos (ecg)

Los educadores y los maleducados

Corre un “run run” por ahí, que dice “que todo pueblo tiene el gobierno que se merece…”. La frase se atribuye a Gaspar Melchor de Jovellanos, escritor jurista, y político asturiano, nacido a mediados del siglo XVIII, en la península ibérica. Pero esa reflexión no es única, Porque por ahí nos cruzamos, con George Bulwer-Lytton, un británico nacido poco mas adelante, (a inicios del siglo XIX), que siguiendo la línea anterior en lo relativo a las relaciones entre “mandantes y mandados” en la sociedad, afirmaba que “El prudente puede dirigir a un estado,  pero es el entusiasta el que lo regenera… o lo arruina”.
Los pueblos están compuestos por clases sociales diferentes, que no ayudan a crear una sociedad armónica u homogénea. Cada clase sigue sus intereses que pueden ser opuestos o pueden conciliarse en pos de un interés común. Pero todos los pueblos, en todas las épocas han sufrido y todavía sufren influencias de otros pueblos, vecinos o distantes que también están formados por clases diferentes. Y que, salvo en puntuales ocasiones, bajo el despotismo “democrático” o la dictadura, siguen comportándose en forma antagónica.
Los gobiernos no son lo que “la gente quiere”, sino el producido de las luchas entre las diferentes clases sociales; siempre sujetas a promesas que difícilmente serán cumplidas después, y a los reveses de la economía internacional, la intervención solapada de países extranjeros, los tratados firmados, o las alianzas concebidas, etc.
Hemos visto en la región y en el mundo que un gobierno, desde el momento en que se establece, puede durar mucho más tiempo que la buena relación con las fuerzas, de las cuales ha salido electo.
Y hemos apreciado la soberbia de los gobernantes que, en medio de la protesta social por la (su) inacción e ineptitud, se han limitado a comentar que a ellos el pueblo los ha elegido para todo el período de gobierno y que, quienes protestan deberán aguantar hasta que se vayan.
Algunos de estos señores, después de manifestarse en esos términos, no dudan en enviar tropas para reprimir la protesta.
Esta sencilla introducción viene a propósito del enfrentamiento entre varios gremios; con el gobierno y los “bomberos”, o los “voluntarios rentados”, o la “fuerza de choque”… de los dirigentes vitalicios de la llamada central obrera.
Al enfrentamiento con el gobierno y la molestia en la interna del Frente Amplio, ahora se le suman las críticas de la mencionada central (Pitceneté), que cuestiona la agitación, paros y ocupaciones, que docentes de todas las ramas públicas, vienen llevando adelante.
En una de sus últimas reuniones, la dirección de la Central, consideró excesivas las medidas adoptadas por maestros y profesores, y señalaron que los paros “terminan afectando a los más pobres”, cosa que agradó sobremanera al presidente de la República, (por mencionar la palabra pobres, apenas), y además, ese tipo de medidas habitualmente “generan enemistad entre los sindicatos y la población”.
Cuestionaron la huelga, con el argumento de que los docentes tendrían un convenio colectivo firmado y vigente; pero nada dijeron de quienes presionaron para su aprobación y su firma. Ni siquiera que los “conversaron” diciendo que lo más importante era firmar en la oportunidad para dar fuerza al gobierno y que el resto de lo que deseaban, se trataría mas adelante… Con el país, “ya en marcha”.
Entretanto ahora, hubo dirigentes que fueron un poco más allá.
Uno de ellos se llama Ismael Fuentes. Responde a Fuecys, y ha resultado ser un gran vasallo del oficialismo, que de vez en cuanto “desfila” por la avenida 18 de julio, con un grupo de trabajadores del sector del comercio… que parecen llegar, después de donar sangre en la policlínica.
Este Fuentes se me ocurre y me sugiere, ser un oportunista intentando  acumular puntos, o buscando prensa y agrados, con un comportamiento de “pelego”, bastante lejos del que tendría un líder sindical.
Sin dar mucha pelota a las críticas, los docentes defienden la huelga y los paros. “No renegamos del convenio pero en el convenio no hay una cláusula donde se dice que no se va a pedir mas nada que eso”, dijo la dirigente de la FUM, Elbia Pereira, a la prensa.
Mientras del otro lado se acusó a los líderes de los sindicatos de la enseñanza que impulsaron los paros, de “pertenecer a los sectores radicales de la izquierda” y ser un dolor de cabeza, para el gobierno.
Defendieron al “coordinador” Fernando Pereira, un vitalicio, (no docente), que fue nombrado delegado del magisterio unos 15 años atrás; y al que, el sindicato de maestros de Montevideo, le pidiera abandonar su cargo en la central.
Al no aceptar éste, acabo por expulsarlo.
La mayor repercusión que tuvo la huelga de maestros y profesores fueron las declaraciones del integrante del secretariado ejecutivo de la central de trabajadores, (que siempre quiso ser la única), Ismael Fuentes, que tomó a todos de sorpresa:
“Vamos a darle con un caño a la patota”.
Tal vez refiriendo a épocas pasadas, cuando la leyenda de la fuerza de choque de la central, no era apenas una leyenda y esta no dudaba en promover la “unidad” a cualquier costo, utilizándose de cadenas, cachiporras, armas blancas o de fuego.
Ahora… no me quedó claro lo de “vamos”. Se me ocurrió, que el también debe integrar una patota. Y por eso llegué a la conclusión de que esa persona podría estar aprontando una golpiza con su patota, contra las dulces mujeres vestidas de blanco, que nos han enseñado a leer y escribir generación tras generación, y como arma apenas utilizaban la campanilla.
Me tocó vivir una instancia de este tipo, cuando concentrado en Agraciada y Galicia, junto con otros estudiantes, desobedecimos las instrucciones del “equipo de seguridad”, (así se le conocía públicamente), de la Central obrera, que impedía pasar al frente, de la camioneta con parlante y del enorme cartel que iba de vereda a vereda de la avenida con un mensaje de unidad… y que partiría encabezando la marcha, en dirección al Palacio Legislativo, para celebrar un nuevo 1º de Mayo.
El aviso se atendió hasta que, a la altura del IBO, en la llamada  por ese entonces Diagonal, surgieron las banderas de UTAA y los pasacalles de los cañeros que rezaban: “Por la Tierra y con Sendic”.
Al toque, la enorme columna que esperaba para marchar perdió buena parte de sus integrantes que coreando: ¡“eme, ele, ene… tupamaros!”, se lanzó hacia la parte alta de la avenida, hostigada por los de “la seguridad”, que al grito de “unidad…  unidad”; y, haciendo gala de “sus métodos de convencimiento”, intentaron detenerlos sin suceso.
El grupo disidente, tras evitar algunas escaramuzas durante el trayecto logró confundirse e integrarse, a la columna de los cañeros. Estos viraron 180º inmediatamente, y banderas y carteles pasaron a encabezar la marcha, hasta ubicarse en el nacimiento de General Flores, frente al Palacio Legislativo. Si la memoria no me falla, este episodio tuvo lugar en el año 1970. Pero la conflictividad entre “oficialistas” y “disidentes”, ya venían desde unos años antes y se manifestaba, además de en los gremios… especialmente, en los Primero de Mayo.
En las circunstancias actuales, el presidente se puso de cara seria y dijo sentir amenazas por los dichos de algunos dirigentes sindicales, (medio chúcaros con su prédica y su gestión, entre otros los de COFE), que apoyaron la huelga de maestros y profesores sin demora.
Gran manipulador de los acontecimientos, el señor presidente que solo se ha empecinado en gobernar a partir de caprichos, desvaríos, y chantajes, es el mismo que el año pasado, en medio a las reclamaciones y medidas de los  trabajadores de ASSE, mandó un recado a través de sus “mandaderos”; avisando que si no paraban con el conflicto y volvían al trabajo inmediatamente, mandaría los “milicos”.
¡Así nomás!
Entonces, fue que los “bomberos” del Pitceneté, cómplices al servicio del gobierno y soñando con la patria sindical, acabaron con los reclamos de los trabajadores firmando un convenio al gusto del gobernante, sin el consentimiento de quienes reclamaban.
Este año estamos de vuelta con las amenazas de ocupación en hospitales y policlínicas; con más huelgas y paros, en el sector.
Este tipo de manipulación ha sido una constante durante lo que va de su gobierno y ha abarcado todos los frentes.
Es un estilo propio, que comprende empujar con la barriga, todo aquello que no le pertenezca, no haya digerido, o no se le haya ocurrido a él. Transformado en el capataz mayor del “pensamiento único” y “la verdad absoluta”, también presiona “la mano en alto”, de los legisladores para votar en el Parlamento cualquier cosa, muchas veces mal explicada y menos entendida.
La fiesta que los capitalistas del mundo entero hacen con él, presentándolo como modelo de gobernante, no pasa de una película de mal gusto y la preocupación por mantener la puerta abierta para nuevas “inversiones”.
En la práctica, el señor presidente se ha mostrado como un déspota en camino a transformar una República que precisaba de cambios, en una vulgar tiranía del tercer mundo, por más que insistan en decirnos, (los que comparten el poder), que tenemos la oportunidad de “elegir” cada tanto… a quienes “ellos” proponen… (ecg)

https://lascotidianasdeenrique.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s