“Pasando a limpio”: Uruguay-regasificadora y Saqueo recursos naturales

las cotidianas “pasando a limpio”

El “verso” de la Regasificadora y el saqueo de los recursos naturales

Publicado por postaporteña el 16 de agosto de 2013

Uruguay-regasificadora: Saqueo recursos naturales

El jueves 15 de agosto tuvo lugar en la sede del PIT-CNT una mesa redonda sobre el tema de la regasificadora de Puntas de Sayago.
El Colectivo de Lucha por la Tierra estuvo presente a través de la distribución de un material informativo muy sintético acerca del proyecto.
El director de energía, Dr. Ramón Méndez tuvo a su cargo la defensa del mismo. Intentó demostrar que la regasificadora es un proyecto beneficioso para la economía del país.

La crónica que la periodista Marcela Dobal publica hoy en “El País” refleja bastante bien lo ocurrido.
Esperamos tener tiempo y energía para realizar una disección más acabada de las palabras del Sr. Director.

A cuenta de mayor cantidad vale la pena señalar el siguiente párrafo transcrito por la periodista:
“A los que proponen sentarnos a esperar a que Argentina realice todas la inversiones y nos venda, yo les digo que no estoy en el mismo equipo. Yo estoy en el equipo de la soberanía nacional”, dijo.

Afirmar que la apuesta a un combustible (el gas natural licuado o GNL) que debe ser importado de ultramar a precios y en condiciones cuyo futuro en realidad nadie puede prever con el mínimo grado de certeza es “soberanía nacional” es un disparate.
Todas las afirmaciones del Sr. Director respecto a la evolución futura de los precios, tanto del petróleo cuanto del GNL son puras especulaciones cuyo valor es, a medida que el tiempo de la previsión se aleja, equivalente a hacer girar una ruleta o tirar monedas al aire.

Lo único cierto hoy es que en el mercado a futuro del petróleo Brent (el de referencia de ANCAP) los precios descienden sensiblemente a medida que nos acercamos a 2020.

Alrededor de ese año son aproximadamente un 20% menores al precio spot (o sea, de contado) de hoy.

Dicho de otra forma, para el petróleo hoy nos podemos asegurar suministro para los años futuros a precios sensiblemente inferiores a los que nos costaría comprarlo ahora.
Esta certeza no existe para el GNL, aunque es posible negociar acuerdos a futuro (negociaciones que son siempre difíciles  y lo serían aún más para un país como el nuestro que, en las condiciones actuales consumiría cantidades muy pequeñas del combustible) con precios atados a los del petróleo.
Respecto a los costos del proyecto la tabla que aparece al principio está extraída de declaraciones oficiales, entre otros, del propio Méndez.

Los cálculos de valor actual neto que se pueden hacer a partir de esos datos duros permiten hacer múltiples lecturas.
Lo que no se puede discutir es que habrá que oblar al contado no menos de 110 millones de dólares.

Y después (no sabemos cuándo comenzarán esos pagos, pero presumiblemente poco después de firmar el contrato con GDF-SUEZ) los pagos sumarán 168 millones de dólares anuales durante 15 años y 84 millones de dólares más durante otros cinco.

De esta cifra 2 millones son reajustables de acuerdo a parámetros que no conocemos.
Modificando la tasa de descuento se puede afirmar que el “valor presente neto” de la inversión es cercano a 0 (si se calcula una tasa muy alta) o igual o casi a 3.050 millones si se utiliza una tasa muy baja.

Pura “magia” financiera. Lo real es lo que figura en la tabla.

William Yohai

(NdeR, junto con el documento del Colectivo  se reproduce, la nota de El País y una nota de la reunión del sábado pasado en Santa Catalina)

LAS CUATRO PATAS DEL SAQUEO

(segunda parte)

Regasificadora / Generadora / Mina / Puerto
15 de agosto de 2013

La regasificadora de Puntas de Sayago es parte imprescindible de un proyecto de saqueo de los recursos naturales y del trabajo de los orientales en beneficio del gran capital nacional y extranjero.

1) EL COSTO DEL PROYECTO

El gobierno afirma que éste es de 1125 millones de dólares. Falso.

El proyecto cuesta:

a) 7 millones de dólares mensuales durante 15 años: 1.260

b) 2 millones de dólares (reajustables) durante 20 años: 480

c) 5 millones de dólares durante 20 años:   1.200

d) 50 millones de dólares (gasoducto conexión):  50

e) 60 millones de dólares dragado   60

TOTAL:      3.050

Resumiendo: por encima de los 110 millones de dólares que habrá que pagar al inicio, cada mes, durante 15 años se deberán pagar 14.
O sea, 168 millones de dólares anuales.

2 )   Las justificaciones del gobierno para el proyecto son:

a)    bajaría el costo de la energía eléctrica. FALSO.

De acuerdo a las previsiones oficiales, teniendo en cuenta la generación hidroeléctrica promedio, más la biomasa (únicamente consideramos UPM y Montes del Plata), más la eólica proveniente de los molinos que se están instalando, para 2016, el año en que la regasificadora estaría en condiciones de funcionar a toda capacidad el país estaría necesitando 900.000 megavatios hora (MWH) promedio de energía térmica por año.

En momentos pico o de sequía sería más, en los otros, menos.

Dividiendo los 168 millones de dólares entre la mencionada cantidad de MWH nos da un costo de US$ 187 por cada uno.
A esto habría que sumarle el costo del gas natural licuado (GNL) que, de acuerdo a los valores de hoy es de US$ 110. Total: casi US$ 300.
Para comparar diremos que la energía producida en la misma central (planta de ciclo combinado) con gasoil costaría hoy US$ 155 el MWH

b)   Habría gas barato para la población y la industria a través de la red de Montevideo Gas. FALSO.

Hoy Argentina nos vende gas natural a través de los gasoductos Cruz del Sur y de Paysandú a US$ 23 el MMBTU.
Sumando el consumo de gas actual (172.000 m3 diarios) más el necesario para producir la cantidad de energía eléctrica (900.000 MWH anuales) mencionada más arriba, cada MMBTU costaría US$ 19,5 por concepto de costo fijo de la regasificadora. Agregándole el costo del GNL (US$ 16) nos da que cada MMBTU producido por la regasificadora costaría US$ 35,5. Mucho más caro que los US$ 23 que nos cobra Argentina.

c  )   Argentina no tiene gas por lo cual nos compraría el gas regasificado en Puntas de Sayago. No hay contratos firmados.

Es posible que, mientras ese país desarrolla sus enormes yacimientos de gas convencional y no convencional compre gas de la regasificadora.
Una vez que haya logrado aquello estará en condiciones de vendernos gas a precio sensiblemente menor al internacional.
Esto es porque el GNL es caro: debe ser licuado a -162 grados centígrados y transportado desde países lejanos.
El gas Argentino llega por dos gasoductos ya existentes, y que están subutilizados a un costo de transporte muy bajo.

d)  Hoy el precio del GNL es un 30% más barato que el gasoil que se utiliza para producir energía eléctrica.
El gobierno sostiene que esa diferencia de precio aumentará. FALSO.
Ambos son sustituibles

Cada día el gas natural encuentra más usos y por tanto económicamente los precios de ambos (petróleo y sus derivados y gas natural) tenderán a igualarse.

e)  el gobierno afirma que la infraestructura que se construirá en Puntas de Sayago para amurar el buque regasificadora servirá como base para un puerto que amplíe el de Montevideo.

No hay cifras conocidas de cuánto ahorrarán dichas instalaciones (si es que hay que construirlo algún día) en la construcción de otro puerto. Difícilmente pueda compensar el elevado costo de aquella.

3)  ARATIRÍ:

Este mega emprendimiento será un gran consumidor de energía. Aun considerando ese consumo el proyecto de la regasificadora no se justifica.
De hecho el hierro que se extraiga estará subsidiado por el estado uruguayo en una cifra de más de 100 millones de dólares anuales.
Aratirí pagará la energía eléctrica la tercera parte de lo que la pagamos los consumidores domésticos.

El gobierno niega la vinculación de la regasificadora con Aratirí a pesar de que el nexo entre ambas es evidente.

Aratirí es un proyecto depredador que nos dejará sin hierro en 15 años.
De acuerdo a la ley que se está aprobando estos días es más que dudoso que pague impuestos en cantidades significativas.

4)  la regasificadora es una continuación de la política de apostar a los combustibles fósiles.

La extracción de estos está entrando en una fase de declinación.
La naturaleza necesitó cientos de millones de años para formarlos.
Los humanos organizados en el capitalismo hemos consumido tal vez la mitad en 100 años.
Los combustibles fósiles serán cada vez más caros.

5)   El único futuro viable para la humanidad es apostar a las energías renovables.

Hoy UTE está pagando menos de US$ 80 el MWH de electricidad eólica generada por privados.
La generada por medio de paneles fotovoltaicos le costará US$ 91, o menos, el MWH.

Y los precios de esta última vienen bajando aceleradamente.
Estos costos son demasiado elevados, dado que al privatizar la generación eléctrica, violando lo ordenado por el pueblo en sendos plebiscitos contra la privatización de las empresas públicas, se generan ganancias privadas.

Es asimismo imprescindible ahorrar energía.
El actual modelo capitalista-consumista es incompatible a mediano plazo con la mismísima supervivencia de la especie sobre el planeta.
Se agotan al mismo tiempo los recursos (agua potable, tierra fértil, minerales de todo tipo) y la capacidad de mares, cielos y tierras de absorber la contaminación generada. Junto a las energías renovables el ahorro es esencial para nuestro futuro.

Tarifas fuertemente progresivas (que pague mucho más el que consume más), transporte público con preferencia sobre el automóvil, ciclovías en las ciudades, el desarrollo del ferrocarril de preferencia eléctrico a partir de fuente renovable, etc.
Estas son las propuestas para una sociedad más justa desde el punto de vista de la energía.

6)  ¿Qué pasa si se encuentran petróleo y/o gas en las cuencas que se están explorando actualmente?

Porque la regasificadora sólo sirve para procesar gas natural licuado.
No tiene ningún uso si se pudiera obtener gas natural de fuente nacional.
Eso sí, los pagos de 14 millones de dólares mensuales (un liceo de 10.000 metros cuadrados por mes o el sueldo de 10.000 profesores o maestros) habrá que seguirlos haciendo.

7)   La regasificadora, la generadora de ciclo combinado de San José (que cuesta más de 1.000 millones de dólares), el puerto de aguas profundas de Rocha (imprescindible para viabilizar el saqueo del hierro) y la propia Aratirí constituyen piedras fundamentales de un proyecto de país exportador de materias primas sin procesar que nos hundirá cada vez más en el subdesarrollo

Este trabajo, como puede verse, elude referencias a otros aspectos delicados en el orden de los impactos socio-ambientales previsibles no solamente para la zona específica de Puntas de Sayago y adyacencias.

No disponemos aun de información muy precisa al respecto; señalamos, no obstante, que es enorme y creciente la preocupación ciudadana especialmente en lo que atañe a los riesgos de incendios y/o explosiones de dimensiones considerables, aspecto acerca del que las campañas de “venta” de “Gas Sayago” entre el vecindario del oeste, pretenden transmitir “tranquilidad”…
La misma, casi, que se pretende en cuanto a los impactos económicos.

Detener estos proyectos es un imperativo popular de primer orden:

¡Hay que luchar!

Colectivo de Lucha por la Tierra, agosto de 2013.-

Con una Reunión en Santa Catalina las autoridades recibieron
críticas, cantos y gritos de los  pobladores

Superada la oposición política y empresarial, el gobierno deberá
lidiar con los vecinos de la zona que no quieren la regasificadora

El proyecto de instalar una planta regasificadora de Gas Natural Licuado (GNL) en Puntas de Sayago comenzó como una iniciativa binacional con Argentina del gobierno de Tabaré Vázquez y con el respaldo de todo el espectro político.
A medida que las demoras se acumularon y los gobiernos pasaron en ambas orillas, el proyectó mutó hasta convertirse en una iniciativa “estratégica” de la administración del presidente José Mujica, que la hará sin ayuda y “sí o sí” en este período.

El 14 de mayo el gobierno, por medio de Gas Sayago —empresa de derecho privado propiedad de UTE y ANCAP que está encargada de administrar la planta— resolvió adjudicar la obra a GDF Suez, una de las cuatro postulantes.
La metodología empleada por el gobierno fue criticada por la oposición, que denunció falta de transparencia en el proceso y puso en duda la rentabilidad del proyecto.

Con la decisión tomada, otras empresas que competían por la misma licitación, como la española Enagas, criticaron la decisión de Gas Sayago.
Sus quejas llegaron a oídos de Mujica de boca del presidente español, Mariano Rajoy, durante la visita del mandatario uruguayo a Europa a fines de mayo.

Ahora, aquietadas las aguas empresariales y políticas, los promotores de la regasificadora deberán lidiar con la oposición al proyecto de los vecinos de la zona, que son apoyados por organizaciones de defensa del medio ambiente.

Así quedó demostrado en una de las reuniones informativas que dirigentes de Gas Sayago, UTE y ANCAP mantuvieron con pobladores de la zona oeste de Montevideo en el Polideportivo del barrio Santa Catalina, el sábado a las 11 de la mañana.

Según  lo muestra un video los jerarcas tuvieron que lidiar con un grupo numeroso de vecinos cuya postura iba desde el escepticismo a la crítica frontal, con cantos de murga incluidos.

“Vómito de información”

En la fría mañana del sábado, alrededor de cuarenta personas escuchaban cómo el jefe de Responsabilidad Social Empresarial de ANCAP, Edison Raffaele, explicaba la dinámica del evento: hablarían representantes de Gas Sayago durante unos 45 minutos y luego se abriría un espacio de preguntas y respuestas.

La primera en hablar fue la gerenta general de Gas Sayago, Marta Jara.
En primera fila la escuchaban el director de ANCAP, Juan Gómez, el vicepresidente de UTE, César Briozzo (presidente además de Gas Sayago), y el gerente de Gas Sayago y ex vicepresidente de UTE, Pedro de Aurrecoechea.

Jara explicó los detalles de la obra y su construcción, que incluye la instalación de una regasificadora con capacidad de producción de 10 millones de metros cúbicos de gas diario y la construcción de una escollera de piedra y hormigón de 1.500 metros de largo.
GDF Suez se comprometió a que la obra esté operativa en 2015 y en completo funcionamiento en abril de 2016.

Además se deberá dragar esa parte del río para permitir la entrada de los barcos metaneros.
La regasificadora se ubicará a 2,5 kilómetros de la costa de Puntas de Sayago.
Eso medirá el gasoducto submarino, y otro tramo de 12 kilómetros será enterrado en tierra y se conectará con el gasoducto Cruz del Sur.

La distancia a la que se instalará la obra “holgadamente cumple los criterios de seguridad”, dijo Jara, y agregó que la parte terrestre del gasoducto se trazó de nuevo tras las conversaciones mantenidas con los productores agropecuarios del lugar.

Luego habló Ricardo Díaz, responsable de las relaciones institucionales de Gas Sayago, quien reiteró que el trazado del gasoducto fue cambiado “para evitar interferencias que podían ser serias”. Agregó que también “se está dialogando” con los pescadores artesanales de la zona y que existe un compromiso de la empresa de que “si se los afecta se atenderá y se intentará mitigar” ese efecto.

Cuando iba a comenzar una tercera exposición, desde el público comenzaron las quejas.
“Es muy largo esto. Es demasiado largo”, dijo una vecina. Durante la última presentación, en la que se estaban enseñando mapas y localizaciones en un proyector, se fue la luz.

Cuando terminaron las exposiciones, Raffaele explicó que cada participante tendría tres minutos para formular preguntas a los expositores y allí se desató una acalorada protesta de los vecinos.

“Estuvimos una hora acumulando información tipo vómito. Tres minutos no es positivo por persona.
De entrada se hizo con un proceso equivocado. No atendieron la demanda de no hacerlo acá, pedimos info para que nos la dieran con tiempo y no la hicieron llegar.
Nos dan una hora de información, dieron millones de datos y todavía resulta que tenemos tres minutos para hablar.
Dejá que la gente hable y se exponga con tranquilidad”, le reprochó una participante.

Mientras algunos intentaban poner orden otro participante explicó que forma parte de una coordinación de vecinos que se viene preparando “legal y técnicamente para seguir de cerca este proceso”.

“Lo que vemos en la relación con la empresa es que tuvimos una instancia previa en la que solicitamos tener un intercambio con talleres, no una exposición. Queremos talleres de intercambio, no algo como esto, que es marketing.
Les pedimos hacerlo en otro lugar que no fuera tan alejado del barrio y no lo consideraron”, agregó.

Cuando integrantes de Gas Sayago intentaron interrumpirlo, el vecino pidió a los gritos que lo dejaran terminar y criticó:
“No vemos la voluntad de un intercambio serio, donde la ciudadanía tenga la capacidad de informarse por técnicos que no están rentados por la empresa”.

Cuando vio que Raffaele le daba la espalda comenzó una nueva serie de gritos.
“¿Me podés escuchar?”, le reclamó el vecino.
“Ya les dije que podemos hacer otra instancia”, replicó Raffaele.
“Hace un mes y medio que se pospone este encuentro, ¿y ahora se nos dice de otra instancia?
Al final va a ser cuando esté pronta la regasificadora”, interrumpió otra señora.

Al final se resolvió que los vecinos tendrían el tiempo que necesitaran para responder.

“Verdades a medias”

Otra de las vecinas que habló fue Beate Taufer, una residente alemana militante del MPP e integrante del grupo que conformó la Corriente Acción Pensamiento y Libertad (CAP-L).
Presentó una carpeta con documentos y mapas y sostuvo que en la presentación las autoridades “dijeron verdades a medias”.

“Hablaron de factores económicos pero nada dijeron del factor multiuso de la escollera.
¿Cómo se amortigua el costo de la escollera y del dragado? Compartiéndolo con otros proyectos”, sostuvo Taufer.

De hecho, mencionó que la Asociación Nacional de Puertos (ANP) “tiene en vistas un proyecto para hacer un puerto seco y cerrar la escollera”, con lo que “la corriente costera se afectaría terriblemente”.

“Hay entonces por lo menos un proyecto en curso del que no se nos dijo nada”, sostuvo, y agregó que esto también “afectará el dragado”.

Consultado, Juan Gómez sostuvo que las autoridades no tienen conocimiento de ningún proyecto portuario en esa zona.
Asimismo, durante las intervenciones del sábado Jara le contestó a Taufer que “los proyectos aprobados se evalúan dentro del contexto de proyectos nuevos”.

“Si en un futuro se concreta un plan maestro del puerto, la ANP tiene que hacer los estudios de todos los impactos.
Es cierto que si se cierra la escollera puede pasar lo que dices tú, pero es algo que se evaluará en su momento y que nosotros hoy no podemos evaluar”, afirmó.

Murga y explosiones

Otros vecinos también se quejaron de la modalidad del evento porque ellos querían un intercambio y no una exposición, y además pidieron todas las presentaciones por adelantado para poder estudiarlas y no se las dieron.

“Estos son simulacros de participación, pero no son reales ni verdaderamente democráticos. Esto se tendría que haber discutido con la sociedad, este proyecto que va a tener un impacto bestial en la zona oeste, donde ya tenemos un montón de problemas sociales”, dijo una participante de la reunión.

Cuando quisieron retomar la conversación, un grupo de vecinas con papeletas en la mano y dirigidas por un hombre con una guitarra en sus brazos, comenzaron a entonar una canción murguera con la letra cambiada, que reivindicaba el “Uruguay natural” y se pronunciaba contra la regasificadora, el puerto de aguas profundas y otras obras.
La cara larga de los jerarcas que participaron quedó registrada en el video.

Cuando al fin reiniciaron la charla, los representantes oficiales se turnaron para despejar dudas sobre posibles explosiones del GNL, impacto visual de la planta, seguridad del gasoducto y afectación a la población pesquera.

Casi una hora después la convocatoria terminó. Algunos vecinos se retiraron más tranquilos con las explicaciones pero otros se quedaron igual de preocupados y todavía más molestos.

Búsqueda  nº 1726 – 15/8/13

Gobierno afirma son US$ 1.125 millones y no US$ 3.050 millones

Regasificadora: director de Energía polemiza con colectivo por costos

La planta regasificadora recibió fuertes críticas y el gobierno intentó despejarlas en una actividad organizada por el Pit-Cnt Se defendió la meta de soberanía energética, la creación de puestos de trabajo y se compararon costos del gas y petróleo

El Pit-Cnt convocó a sus afiliados y también asistieron los principales directivos de UTE y ANCAP. M.H.Hiriart

Marcela Dobal   el Pais 16/8/13

En el evento, expusieron representantes de la central sindical, del sindicato del gas y del gobierno sobre la instalación de esa planta, que se ubicará en el agua, a 2,5 kilómetros de Puntas de Sayago, y cuya construcción, operación y mantenimiento fue adjudicada a GDF-Suez, aunque todavía no se firmó el contrato.
El objetivo es almacenar gas natural licuado y volverlo a estado gaseoso (regasificación) para su consumo a medida que sea necesario.

En las exposiciones de ayer hubo muchas coincidencias, pero previo a que comenzara la actividad el Colectivo de Lucha por la Tierra repartió un comunicado en que acusa al gobierno de dar información falsa sobre la regasificadora.

Esta agrupación la considera “parte imprescindible” de un “proyecto de saqueo de los recursos naturales y del trabajo de los orientales en beneficio del gran capital nacional y extranjero”.

El director de Energía, Ramón Méndez, hizo una extensa presentación donde respondió a varios puntos candentes del comunicado, sin mencionarlo.

El Colectivo dice que si bien el gobierno asegura que el proyecto costará US$ 1.125 millones, en realidad son US$ 3.050 millones.
“Resumiendo: por encima de los US$ 110 millones que habrá que pagar al inicio, cada mes, durante 15 años se deberán pagar US$ 14 millones (por el canon). O sea, US$ 168 millones anuales”.

Ante estos datos, Méndez respondió que los números del proyecto “cierran”.

“Acá no hay atajos. No se puede hacer tres cuentitas, una regla de tres o bajar tres números de Internet y a partir de ahí hacer una estimación de costos.
Hay que tener todos los elementos”, advirtió. Señaló que “decenas de técnicos” hicieron las estimaciones.

El jerarca agregó que “no se puede” calcular cómo funciona un proyecto a 20 años tomando como ejemplo el primer año. “El primer año no es el promedio para 20 años.
En el primer año estimamos que se van a utilizar alrededor de 2.000 MW hora, pero eso va creciendo y llega a 6.000 MW hora en 2030. Esto es dinámico, no se puede tomar la foto del primer año. El primer año es un seguro”, dijo.

Sin embargo, el canon que figura a pagar a GDF Suez sí es de unos US$ 14 millones al año.

Renovables y precios

El Colectivo sostiene también que “la regasificadora es una continuación de la política de apostar a los combustibles fósiles” y que “el único futuro viable para la humanidad es apostar a las energías renovables”.

Méndez, en tanto, sostuvo que “apostar a la planta regasificadora es apostar a las energías renovables”, ya que permite tener “un respaldo” para no depender de que haya sol, lluvia o viento para generar energía. Informó que su capacidad de depósito de gas natural equivale a la reserva energética que tienen hoy las represas hidroeléctricas.
Cuando se trata de buscar un complemento a las energías renovables, el gas natural es “la única respuesta posible”, dijo Méndez.

El texto distribuido por el Colectivo señala que si de dividen los US$ 168 millones anuales extra entre los 900.000 MW hora que necesitará el país en promedio para 2016, el precio del gas natural licuado será de casi US$ 300 por MW hora, mientras que producir en la planta de ciclo combinado con gasoil costaría hoy US$ 155.

Además, el Colectivo considera “falso” que la regasificadora generará gas barato para la población y la industria.
Dice que cada millón de BTU implicaría US$ 19,5 por costo fijo de la regasificadora más el costo del gas natural licuado (US$ 16).
Esto “da que cada millón de BTU producido” costaría US$ 35,5. “Mucho más caro que los US$ 23 que nos cobra Argentina”, dice el documento.

En su exposición, Méndez dijo que “no se puede comparar el mercado spot con los contratos a futuro. “Hay que comparar cosas comparables”, remarcó.

Petróleo y soberanía

El mismo texto refuta que el precio del gas natural licuado sea “un 30% más barato que el gasoil que se utiliza para producir energía eléctrica” y que esa diferencia de precio “aumentará”. “Ambos son sustituibles.
Cada día el gas natural encuentra más usos y por tanto económicamente los precios de ambos (petróleo y sus derivados y gas natural) tenderán a igualarse”.

No obstante, Méndez dijo que el petróleo “solo puede encarecerse” a futuro, mientras que el gas natural “no va a subir más porque no es un sustituto directo del petróleo” y porque “se siguen encontrando yacimientos” (a mayor abundancia, menos presión sobre el precio).

En este sentido, afirmó que las empresas tratan de atar en los contratos el precio del gas al mismo precio que el petróleo, pero los compradores se oponen porque “en el peor de los casos crecerían igual”.
De hecho, Méndez indicó que los estudios internacionales arrojan que el precio del gas natural “se va a planchar en alrededor de US$ 13 o US$ 14 por millón de BTU en los próximos 20 años”.

Por otra parte, el Colectivo sostiene que una vez que Argentina haya desarrollado sus “enormes yacimientos de gas” estará en condiciones de vender a Uruguay “a precio sensiblemente menor al internacional”.
Y se agrega que si bien Argentina podría comprar el gas regasificado de Puntas de Sayago, “no hay contratos firmados”.

Méndez contestó que el país vecino no podrá salir de su situación de crisis energética y volver a producir gas natural antes de 2021, según los pronósticos “más esperanzados” de ese país.

“A los que proponen sentarnos a esperar a que Argentina realice todas la inversiones y nos venda, yo les digo que no estoy en el mismo equipo.
Yo estoy en el equipo de la soberanía nacional”, dijo.

Sindicato reclaman controles

En base a los antecedentes de la multinacional en el país, el sindicato del gas pidió al gobierno que realice un comprometido control a GDF-Suez, que ganó la licitación para ejecutar la planta regasificadora.

“No hay multinacionales buenas. Ninguna viene a hacer filantropía”, dijo ayer Alejandro Acosta, presidente de la Unión Autónoma de Obreros y Empleados de la Compañía del Gas.
El sindicalista, que está a favor de la planta, dijo que es “imprescindible que (el proyecto) sea absolutamente cristalino” y que se publique el contrato de concesión una vez firmado.

Acosta señaló que Gaz de France (hoy GDF-Suez) fue la empresa que quedó a cargo de la estatizada Compañía del Gas en 1995, pero el organismo de contralor era solo “un saludo a la bandera”.
“No queremos que se repita el mismo escenario”, dijo el sindicalista.

Por su parte, el coordinador del Pit-Cnt Marcelo Abdala, no escatimó en elogios y consideró a la regasificadora como “una locomotora de desarrollo industrial” que contribuirá a transformar la matriz productiva del país.

Quieren participar aún más

Los concejales de la Comisión Vecinal N° 18 Noel Matta y Estanislao Chiazzaro resaltaron la importancia de la participación “desde el vamos” de los vecinos cuando se realizan grandes proyectos como la regasificadora.
En este sentido, destacaron a Gas Sayago por estar atenta a sus demandas y responder sus dudas y pidieron que lo mismo ocurra con otros emprendimientos como el Puerto en Puntas de Sayago que analiza llevar a cabo la Administración Nacional de Puertos
William Yohai – postaporteñ@ 1011 – 2013-08-16

https://lascotidianasdeenrique.wordpress.com
Facebook: Enrique Cuadrado Gambardella
Twiter: @enrique6940

Anuncios